miércoles, 30 de septiembre de 2009

El paradigma Navarro hacia el futuro

Reconocemos que es hasta cierto punto lógico, que cuando alguien ve la bandera del Estado de Nabarra o lee nuestras opiniones del porque reivindicar a Nabarra como epicentro de la cultura vasca, se sienta contrariado.

No es fácil explicar después de tantos siglos de ocupación militar por parte de la Monarquía (española) y la República (francesa) del porque a comienzos del siglo XXI. reivindicamos la Reinstauración del estado de los vascos.

Las criticas hacia nuestro proyecto de reinstauración política, vienen desde todos los Sectores, tanto desde los navarros-españolistas de UPN, pasando por los Nacionalistas ex Aranistas, hasta llegar a la izquierda abertzale, los comunistas etc..

Repetimos que es evidente el desconocimiento de lo que representa nuestro objetivo y creemos necesario, realizar una explicación lo más sencilla posible de lo que defendemos.
Una vez leído y con algo más de conocimiento, aceptaremos democráticamente todas las críticas que nos puedan caer y el desacuerdo que se pueda manifestar, pero que sirva esta discusión, para iniciar una nueva era de entendimiento y pensamiento libre. Si conseguimos la discusión, habremos comenzado el camino de la solución.

El paradigma navarro que nosotros defendemos es, la recuperación de la memoria histórica de nuestro pueblo, que nos lleva desde Roma, hasta la creación por parte de los pueblos vascos, de una entidad estatal que les agrupo a nivel internacional como fue el Reino de Navarra. Este ejercicio de unión en torno a esta estatalidad, consiguió defender la territorialidad, la cultura y la lengua del pueblo vasco durante 800 años.

Las conquistas, además de arrebatarnos nuestra independencia, han conseguido adoctrinarnos a todas las generaciones posteriores, con el fin de que los vascos olvidemos que SI TUVIMOS UN ESTADO. Este objetivo de asimilación del pueblo vasco, de transgiversar su historia, de descafeinar el poder del Estado que representaba Navarra, ha perdurado y se sigue manteniendo y ejecutando hasta hoy en nuestros días.

Es por eso que consideramos, que la expresión mayor de fuerza que puede sostener la idea independentista, está en la reinstauración democrática del Estado de Nabarra.
El objetivo único de conseguir nuestra soberanía en forma de estado, produce un cambio de 180º a la hora de entender la política que se ha venido realizando, tras la muerte del Dictador.
Si el objetivo y la idea fundamental es la creación de un estado propio independiente, automáticamente tu estrategia se coloca enfrente del estado ocupante y te conviertes en estado ocupado. Estos conceptos son fundamentales.

A partir de aquí, de ser un estado y país ocupado, comienza el giro total y la desobediencia mental, con la política que a diario realizan los llamados partidos políticos.
Un ocupado no puede colaborar con el ocupante, aceptar su autoridad, sus elecciones, respetar o acatar sus leyes, colaborar con sus instituciones impuestas a golpe de Tejeretazo, un ocupado tiene la obligación de conseguir su libertad..

Una vez colocados en la realidad de ser un país ocupado y sin estado, volvemos a echar un vistazo hacia atrás para saber que los vascos, no solo vivimos en las siete provincias.
Los vascones se extendieron durante siglos, desde Burdeos ( Gascuña- Gasconia-Wasconia-Vasconia-) el Bear hasta el Ebro, Alto Aragón, La Rioja, Cantabria ( Santoña ) Pais Vasco, Navarra . Muy importante leer en la historia, que la lengua común de todas estas tierras fue el euskera, lo que permitió que se unieran todos sus pobladores, en torno al Reino de Nabarra.

Es por ello que la reinstauración del Estado de Navarra, no se podría llevar a cabo, sin contar democráticamente, con todas las tenencias o territorios, que en su día conformaron este estado.

La estrategia única de la consecución de nuestra independencia, no precisa en estos momentos de los partidos y los proyectos políticos actuales, puesto que ninguno de ellos tiene la consecución del Estado de Nabarra como objetivo. Ha de ser el movimiento civil el encargado de encauzar todas estas reivindicaciones y forzar a los políticos vascos hacia el cambio de estrategia.

Una vez constituidos internacionalmente como estado, decidiremos los navarros en democracia plena, la forma de gobierno por la cual nos regiremos (Monarquía, Republica…..) y que sistema económico deseamos utilizar (capitalismo, socialismo……) para conseguir el bienestar y la igualdad.
Nuestra historia nos recuerda que además de nuestro estado, los navarros tuvimos nuestras organizaciones, nuestras leyes, nuestros derechos (derecho Pirenaico), nuestros parlamentos, nuestras fronteras, nuestra moneda, nuestros ejercitos, toda una infraestructura de Estado en el más amplio sentido de la palabra.

Quizás el nuevo estado, no precise de formulas extranjeras a la hora de dirigir nuestra pueblo y podamos conseguir modernizar nuestras milenarias y antiguas leyes, y encontrar las directrices que nos hagan tener un gobierno espejo de nuestra sociedad.

El paradigma navarro es una vieja y a la vez nueva corriente política, que deshabilita a todos lo colaboradores con el estado ocupante. Que nace desde el pueblo, sin ninguna conexión con ninguno de los actuales partidos políticos vascos o españoles, ni ideológicamente, ni orgánicamente.

Es un movimiento civil que ha nacido espontáneo, sin estructuras ni organigramas, pero que por la inercia física de la decepción constante de estos 30 años de democracia a la española, va aglutinando a pensadores y ciudadanos , que se sienten sin poder ejercer su derecho a la ciudadanía navarra, puesto que su estado está ocupado por otros dos estados, más fuertes y más violentos.

El paradigma navarro busca el cambio de pensamiento, la recuperación de la razón política que nos coloque en la realidad y no en el ilusionismo de creernos con derechos, cuando los hemos perdido todos.

martes, 29 de septiembre de 2009

Bandera del Estado de Nabarra en Vitoria Gasteiz












































Haundia izan arren, bandera bat ez da ezer.

Ehun zati bat besterik ez da, behintzat altxatzen dutenen izpiritua haren barnean ez baldin badago.

Hemen ikusten ari zaren banderak lur bat eta gizon-emakumez osaturiko errealitatea erakusten du. Gizon-emakume horiek Vitoria-Gasteiz eta Araba osoa egun batean haien berezko enborrarengandik aldenduta izan zen, Nafarroarengandik izan zen aldenduta, alegia.

1200 urtean gasteiztarrek -Alfonso VIII Gaztelako Erregearen tropek bultzatuta- haien hiriko ateak ireki behar zituzten, zortzi hilabetez setio basati bat jasan eta gero. Biztanleria gosez ez hiltzeko, haien berezko jauna zenak -Antso VIIk- erresistentzia bertan behera uzteko baimena eman zien. Gaztelarrek Nafarroako Erresumako mendebaldeko zatiaren konkista eta anexioa horrelaxe burutu zituzten.

Bidegabekeriak ez dira agintzen. Haiei konponbide bat ematen ez ba zaie, behin eta berriz guregana itzultzen dira. Bidegabekeriek soilik irabazten dute memoria extinguitzen baldin bada.

Jai ihardunaldi honetan, gasteiztarrak haien Erdi Aroa birkreatzen ari diren horretan, Vitoria-Gasteiz napar hiri bat izan zela gogorazi nahi dugu; ez gasteiztarren borondateagatik, baizik eta armez eragindako indar eta imposizioagatik.

Ez dugu esan nahi bandera hau iraganeko oroitzapen bat besterik ez denik. Euskaldun guztiok naparrak gara. Eta, Nafarroa euskaldunon aberria denez, bandera horretan etorkizunerako itxaropen bat ikusten dugu.


ARABA NAFARROA DA!

GORA NAFARROA ASKATUTA!


Una bandera, por muy grande que sea, no es nada.

No es más que tela si en ella no se alberga el espíritu de quienes la despliegan.

Esta bandera roja que aquí ves, representa la realidad de una tierra y unos hombres y mujeres, que quieren recordar que Vitoria-Gasteiz y toda Álava, fue un día desgajada de su tronco natural, que no es otro que Navarra.

El año 1200 los vitorianos se vieron obligados a abrir las puertas de su villa, tras ocho meses de feroz asedio, a las tropas del rey de Castilla Alfonso VIII. No lo hicieron antes de que su señor natural, el rey de Navarra Sancho VII el Fuerte, les diera permiso para ello, al objeto de que no perecieran de hambre. Los castellanos consumaban así la conquista y anexión de la mitad occidental del Reino de Navarra.

Las injusticias no prescriben, regresan una y otra vez si no se les da resolución, sólo triunfan si la memoria se extingue.

En esta jornada festiva, en la que los vitorianos recrean sus tiempos medievales, queremos recordar que Vitoria-Gasteiz fue una villa navarra y que dejó de serlo, no por la voluntad de los vitorianos, sino por la fuerza y la imposición de las armas.

No pretendemos que esta bandera sea sólo un recuerdo del pasado, por el contrario, porque todos los vascos somos navarros y Navarra es la patria de los vascos, vemos en ella una esperanza de futuro.


ARABA NAFARROA DA!

GORA NAFARROA ASKATUTA!



Argazki gehiago/ más fotos


jueves, 24 de septiembre de 2009

Adios mi España querida

Good Bye Spain
Pese al continuo choque frontal que han supuesto estos cientos de años, de convivencia con la cultura española, vamos a intentar moderar nuestros razonamientos, en señal de corrección en las frases y modos de llevar a cabo nuestra revolución político-cultural.

Vamos a aceptar todos los hechos penosos acaecidos en nuestra historia, para guardarlos
eso si ,en la historia, e iniciar un punto de inflexión que nos lleve hacia el respeto mutuo entre nuestros pueblos durante los próximos siglos.

El respeto que puede exigir el estado español debe ser igualmente devuelto en forma de respeto. La justicia, los derechos humanos, la libertad, la democracia todos los valores que sustentan el estado de derecho, deben ser respetados.
En estos términos tan cacareados por los tertulianos, políticos y parlamentarios, nos movemos nosotros también y son están las razones que nos impulsan, a luchar por conseguir tener nosotros también, un estado que defienda los derechos del pueblo vasco, que nos dé libertad, democracia, bienestar, derechos, obligaciones y que sea justo.

Son los valores que a lo largo de la historia hicieron perdurar en el tiempo, al pueblo vasco. Antes de que la palabra democracia existiera, ya nuestros antepasados la ejercían. El bien común, escaso en nuestra época, fue lo que les permitió sobrevivir al paso de la historia. La unidad, la organización, el trabajo en equipo, entre valles, aldeas, comarcas, concejos, permitió que la cultura milenaria vasca sobreviviera.

Este carácter de unidad y organización ha traspasado el tiempo y ha llegado a nuestros días. En toda Nabarra TODO tiene una asociación, todo el mundo está directa o indirectamente relacionado con algún tipo de asociación, los vascos nos asociamos hasta para comer.
Este asociacionismo, esta intrínsecamente ligado incluso entre los descendientes de emigrantes de otros pueblos de España. Todos los hijos de emigrantes de los años 60, están en este sentido totalmente integrados en la cultura vasca. Lo han mamado desde niños y eso que muchos de nosotros, crecimos en la educación franquista y española, pero pese a ello, desde niños conocimos algún tipo de asociación que nos llevará a trabajar en equipo, en grupo.
.
Muchos hijos de emigrantes españoles, a la hora de decantar su voto en las elecciones vasco-navarras, lo inclinan siempre hacia posturas españolas (PSOE-PP-UPN) declarándose vasco-españoles, hasta aquí respeto, pero cuando viajan a los pueblos de sus padres durante vacaciones, se percatan que son extraños en su pretendida tierra

Las conversaciones con sus familiares del pueblo, muchas veces terminan en discusiones y el defensor de España en el País Vasco, se convierte en el defensor del País Vasco en España, pura pura contradicción. La relación de desastres organizativos que percibimos en esos pueblos y el intentar entender el pensamiento del sus habitantes, nos resulta imposible y llegamos a un punto de desesperación tal que de rabia, renunciamos y proclamamos no volver a respirar del rancio aire que hay en algunos pueblos de Dios, o del Marques o del Concejal.
Pero cuando cruzamos Pancorbo y volvemos a entrar en tierras del antiguo Reino de Navarra, la contradicción se contradice y vuelve el ilógico espíritu de ser vasco-español.

El paso en la historia que deben dar ya, muchos hijos de emigrantes, andaluces, castellanos, gallegos, asturianos etc. ha llegado. Lo único que nos ata y nos une a esos pueblos de España, es la vida de nuestros padres, nosotros nacimos aquí, vivimos aquí, trabajamos aquí, actuamos como los de aquí, pensamos como los de aquí, luchamos por los de aquí, porque somos de aquí. Del pueblo nos quedan los recuerdos de la niñez pero muy poca, cada vez menos realidad.

El cariño hacia lo español es heredad y emocionalmente lógico, pero el futuro, que pasa por unirnos para poder sobrevivir a los tiempos que se avecinan, ya no está en el pueblo de nuestros padres sino que está aquí, en esta tierra, junto al pueblo más antiguo de Europa, los vascos. El trabajo y el esfuerzo por sobrevivir nos hace ser propietarios también de esta tierra y como tales dueños, el presente y el futuro de nuestros hijos nos obliga a defenderla.

domingo, 20 de septiembre de 2009

El Aranismo ha muerto

Afortunadamente, cada vez son más las voces que comienzan

a exigir un cambio radical en la forma de entender la política

respecto al contencioso vasco.

La actual situación de callejón sin salida en la que nos han colocado las fuerzas españolas y francesas, merece por parte de este pueblo, una respuesta contundente pero inteligente.

Atrás quedan 31 años en los cuales, todas las ideologías que aceptaron entrar en el juego trampa que les tendió la constitución española, han demostrado su reiterado fracaso y su falta de lealtad hacia sus propios principios.

Han entrado en el juego del dinero español por cada voto vasco y se han olvidado intencionadamente de sus propias raíces, de su razón de ser.

Ser independentista y del Partido Nacionalista Vasco hoy en día, resulta bastante difícil, puesto que la carga ideológica que conlleva su historia, no se corresponde para nada, con los hechos y las actitudes que diariamente demuestran sus representantes.

Por lo tanto, así como se vociferaba que el Estatuto de Gernika había muerto, habrá que declarar, que el Aranismo Sabiniano, también ha muerto.

Las caídas espeluznantes en votos, incluso en Vizcaya, así lo van demostrando, día a día, apurka apurka.

Con la caía del Aranismo, se acaba con el mito de la invención” y creación de un estado vasco. Se termina con el error histórico mantenido durante 100 años, que oculto en el ostracismo la verdadera razón de ¿Por qué? “los vascos no somos ni españoles ni franceses” ( porque èramos navarros ). Que no supo buscar las razones de donde proviene el sentimiento de independencia ( de haber sido antes independientes ). Que no supo canalizar nuestra historia ( nuestros derechos como estado invadido ), para darle el valor necesario que nos condujera hacia la independencia.

Gracias a sus nietos, estos 31 años abanderando un supuesto nacionalismo vasco, han sido una farsa, una ilusión que ha buscado y a veces conseguido, adormecernos en un supuesto estatus de poder, que como contraprestación a nuestra colaboración con España, nos ha proporcionado un engañoso estado de bienestar. Tras esta gestión, la máxima de enamorar a España, ha quedado como manera de hacer y ser.

El problema evidentemente, recae como siempre en el pueblo y en este caso, en sus militantes. ¿Como defenderá hoy en día un votante del PNV su voto en la calle? ¿Que razones le queda a un militante del PNV para seguir creyendo en un estado vasco? ¿Cuanto independentismo aranista real queda dentro de Sabin Etxea?

Evidentemente son preguntas que personalmente no me preocupan, pero si que me afectan, puesto que el cambio de rumbo que algunos hemos tomado, el luchar por la Reinstauración del Estado de Nabarra, necesita de todos los independentistas vascos para que este objetivo se pueda cumplir y es evidente, que la posición ideológica en la que se mueven hoy en día los militantes del partido nacionalista vasco-español, debe cambiar radicalmente, si pretenden conseguir ese supuesto “estado vasco”.

El aranismo ha muerto, no porque sus objetivos fueran erróneos o imposibles, sino porque sus actuales dirigentes, han utilizado estos nobles idearios para beneficio propio, olvidando el objetivo del partido y despreciando las ilusiones de sus militantes, en creer en la consecución de un estado vasco.

miércoles, 16 de septiembre de 2009

Crónicas desde Gastoria Visteiz (Nabarra)


El día a día y las noticias que van apareciendo en los medios de comunicación españoles, me van reafirmando en la teoría de que, la mejor manera de conocer la historia de un pueblo es analizando su presente.
Para poder echar la vista hacia atrás, el presente que siempre viene como consecuencia del pasado, se puede convertir en la explicación del mismo pasado.

Para entender como los gobiernos españoles durante los siglos realizaron su colonización del Reino de Navarra y fueron aniquilando e invalidando los Fueros, basta con mirar al presente y ver de que maneras el gobierno español, ha conseguido arrebatar las migajas de poder que representa el Estatuto a los nacionalistas vascos.
Las mismas tretas, las mismas leyes inventadas para tal efecto, las mismas mentiras y las marrullerías típicas de lo español.

Para entender como consiguieron los españoles, hacer desaparecer el Euskera de amplios territorios del Reino de Nabarra, basta con leer las noticias de hoy y comprobar como detrás de una supuesta ayuda a la educación tecnológica en las aulas ( pizarras, pantallas, PCS etc. ), se esconde un software que solo va en castellano. El pueblo demanda la educación en modelo D y los políticos reactivan un modelo lingüístico ineficaz y en decadencia como es el A.
Para la integración de los emigrantes ayudas para que aprendan el idioma, castellano por supuesto, para que los naturales de aquí aprendamos nuestra lengua, justificante de ingreso en cuenta bancaria.
Tras el supuesto a poyo a la euskaldunización, se esconden toda una estrategia bien diseñada de castellanización.

El mal llamado conflicto vasco es diariamente alimentado por los que siguen ostentando el mando de la situación social, política y cultural que no es otro que el gobierno francés y español. Sus leyes, sus maniobras, sus declaraciones, sus informaciones, todo va encaminado al aniquilamiento cultural y político de este pueblo. Conseguir la uniformidad con el resto de los españoles. Objetivo este que se viene manteniendo durante siglos y que hasta el momento no se ha conseguido.

Muy al contrario, lo acontecido en la localidad de Arénys de Munt puede ser la milimétrica grieta, que comience el derrumbe de la presa, que aguanta al pantano inaugurado por su Excelencia.
La cascada de Referéndums que se piensan desarrollar en Catalonia, puede ser sin que nos demos cuenta, la posibilidad de que el camino hacia nuestras independencias se consolide. El pueblo catalán está comenzando a hablar y esperemos que la fuerza de ese pueblo sea capaz de arrollar a su clase política, que como mucho nos tememos, no va a ser capaz de estar a la altura y dejará pasar con clara complicidad, una oportunidad histórica que habrá conquistado el pueblo y a la vez perdido por culpa de sus políticos.
¿Hay una clase política en Catalonia, preparada y capaz de crear un gobierno catalán que tome el poder?
¿Tenemos en Nabarra una clase política capaz de realizar lo mismo?
Desgraciadamente esto no ocurre aún, los caminos entre el pueblo y la política hace siglos que caminan por diferentes campos. El pueblo demanda y los políticos a mirar hacia sus carteras.

Y no puedo terminar este artículo sin comentar las últimas perlas del ministro Rubalcaba, en las que afirma que ni con condenas, será legalizada Batasuna.
Evidentemente estas declaraciones a muchos no nos han sorprendido, pero si nos indigna, que sigan manipulando y engañando a su propio país, a sus propios votantes.
Como se puede utilizar la palabra estado de derecho, cuando es el estado el que vulnera los derechos. Como se puede llamar democracia a un régimen político que prohíbe consultas populares democráticas, que ilegaliza partidos políticos de izquierdas y en cambio permite que se manifiesten los falangistas, partido que representan a las ideas más retrogradas, fanáticas y peligrosas del siglo XX.

La salida que el gobierno español le ha dejado a Batasuna es un callejón sin salida, bien tejido y diseñado. La respuesta de todos sus militantes está por ver, la clandestinidad ahora si que se empieza a sentir y todos los caminos hacia la negociación se han diluido. Las ofertas realizadas al gobierno español, han caído todas en saco roto y la consecución de la paz se eterniza en el tiempo.

La nueva estrategia esta por construirse, esperemos que la experiencia sirva para algo y No se vuelva a caer en el término negociación, visto lo visto, nosotros para conseguir la independencia, no tenemos que negociar con nadie y menos con los gobiernos que nos ocupan. La única negociación ha de producirse entre nosotros, para diseñar la estrategia que nos permita acceder a la independencia, con los avales de la historia y la existencia en el presente, de un pueblo que necesita tener su propio estado para sobrevivir.