lunes, 24 de mayo de 2010

Homenaje a la resistencia contra el Asedio de Vitoria . Omenaldia


El pasado viernes día 21 de Mayo de 2010, se volvió a recordar tras un parón de varios años, el asedio de nueve meses, que sufrió la ciudad de Vitoria en el año 1199, por parte de los ejércitos castellanos. Aquel fue el comienzo de la primera amputación territorial importante que sufrió en Reino de Navarra, comenzando así la división ideológica que tanto desde la capital de la comunidad foral, como en la capital de Sabin Etxea al día de hoy, se mantiene.

Ese fue el momento donde los conceptos políticos actuales, entre vascos y navarros, tuvieron su origen.


Para muchos la memoria histórica es una herramienta más, que se utiliza para manipular a las masas, en cambio para otros, para los 11 valientes que recorrieron el pasado viernes, las calles navarras donde se produjo la resistencia, la memoria historica es una fuente de orgullo, y el arma que nos ha de devolver la dignidad y la libertad.


El pasado día 21 en Gasteiz, la resistencia Nabarra contra la actual conquista castellana, volvió a tener eco y desde las murallas de Nueva Victoria, se volvieron a lanzar andanadas de palabras de resistencia feroz, contra los multitudinarios ejércitos de presión televisiva que sufre este pueblo.

Aunque nos quieran seguir cegando, las miradas de los 11 valientes nabarros que el pasado viernes volvieron a defender el Estado de Nabarra, no tienen fisuras ni condicionantes ideológicos, fabricados por políticos colaboracionistas.


La raíz de la historia que construyo nuestro fatídico presente actual, ha de ser la solución al futuro que heredaran nuestro hijos.


Volver a Nabarra, es llegar de nuevo al hogar de nuestra política, encontrar las respuestas a las carencias ideológicas que arrastramos y que conllevan una ocupación colonial, como la que llevamos padeciendo desde aquel maldito 21 de Mayo de 1199.


Los 11 valientes navarros que recorrieron Gasteiz, colorearon además de aquella calida tarde, las mentes de los viandantes que curiosos, se preguntaban por el significado de tan gigante símbolo rojo. Las respuestas se escucharon entre la gente y hasta hubo un niño que con sorpresa manifiesta, adivinando con exclamativa algarada, que aquella era la bandera de Nabarra.


Muchos políticos con buenos sueldos que dicen representar al pueblo de los vascos, desconocen la historia y la bandera que les ha otorgado a ellos, esos falsos derechos históricos con los que jugar al poder del ocupante y conseguir después el despiste ideológico del pueblo al que dicen representar.


El pasado viernes en Vitoria Gasteiz, la historia fue sacada del olvido y las almas de aquellos valientes defensores de la independencia de los vascos, volvieron a recorrer la muralla por la que lucharon.


Nunca dijimos NO a nuestras instituciones y territorios , por lo tanto el derecho a recuperar lo que es nuestro, no ha prescrito todavía a día de hoy año 2010.



La historia se repite siglo tras siglo y los ciclos vuelven como luz y primavera y entre las piedras, el rojo, el amarillo y el verde de la única bandera que representa la independencia de lo vascos, volvieron los soberanistas nabarros a reivindicar su patria, su nación y su estado. 810 años

después y 8000 si hiciesen falta.



miércoles, 5 de mayo de 2010

Desobediencia Civil de Nabarra.


Estos días, algunos, están celebrando el aniversario de la toma de Lehendakaritza, por parte de Francisco López. Otros muchos siguen pataleando y suspirando por que pasen rápidamente estos tres años y poder echar de Ajuria Enea al intruso. También hay otros que están diseñando estrategias y plataformas, para poder participar en la manteada general que se prevé, sufra el bloque unionista constitucionalista o español, para las próximas elecciones autonómicas o mejor dicho, la próximas elecciones regionales.


Los poderes que conlleva el poder, se han ejercitado durante este largísimo año, sin ningún pudor y han demostrado a las claras, que su objetivo sigue siendo el mantenimiento de las tesis expuestas e impulsadas, por todos los señores feudales, los gobernadores civiles y los delegados del gobierno ,que han pasado por nuestra historia; acabar y aniquilar la cultura vasca imponiendo la española.


Alandalus o Andalucía, es el ejemplo de cómo se coloniza un territorio y un pueblo Conquistado, que no reconquistado. No quedan en las mentes de los andaluces, ningún vestigio de la independencia y la cultura Andalusí, si en los ojos, en el sabor de las comidas y en casi todas las costumbres, pero excepto un minoría, la gran mayoría, en su pensamiento, de árabes, nada de nada. Españoles y a mucha honra. De la lengua andalusí lo que todos sabemos, desaparecida en la historia.


El ejemplo nabarro ya es otra cosa, afortunadamente, pese a los nombrados representantes de los Reinos de España y a su genocidio cultural intencionado, el resultado, no ha llegado del todo a su objetivo final, como lo demuestra por lo menos, la supervivencia agónica del euskera


Que en pleno siglo XXI sigamos algunos ciudadanos vascos convencidos de que restaurar el Estado de Nabarra, es la solución para conseguir nuestro futuro como pueblo y cultura, demuestra que Fernando I de Castilla, los Reyes Católicos, Fernando VII, Primo de Rivera, Franco y Juan Carlos I, no han hecho nada más que fracasar, en su intento de homogeneizar e igualar las mentalidades de los vascos respecto al resto de España. En sus tumbas se estarán revolviendo mandando ordenes a sus tataranietos, para que nos exterminen.


El próximo 21 de Mayo, se conmemoran 810 años del comienzo del asedio por parte de las tropas castellanas a Vitoria, y ese día de nuevo en la colina que vigila la Llanada Alavesa, la bandera roja de la independencia de Nabarra, seguirá ondeando y a su lado seguirán caminando los navarros de la Nabarra Plena- Osoa, reivindicando y denunciando la situación de asedio cultural español que sigue sufriendo este pueblo, por medio del bombardeo televisivo y de redacción, que sufren nuestras mentes y nuestros hogares.


Nuestras armas la llevamos dentro con nuestro pensamiento y la rebeldía, desechando el camino del fracasado enfrentamiento armado, ha de manifestarse mediante la desobediencia civil, apagando, resistiendo y NO colaborando en la construcción de ninguna institución que nos ofrezca el ocupante.


Está forma de lucha impulsada por Henry David Thoreau e interpretada por Gandi y Martin Luther King ha de ser nuestro camino para la consecución de la soberanía.

De cómo sepamos capaces de interpretar la fuerza que da a un pueblo esta herramienta, dependerá nuestro futuro como nación.


Si el camino elegido por los políticos vascos , sigue siendo la colaboración y el mantenimiento erróneo de querer conseguir la soberanía, desde dentro de las instituciones de España y lograr así ,que se reconozca nuestro derecho de autodeterminación, volveremos a caer en los mismos errores cometidos durante siglos y nuestro futuro seguirá teledirigido desde la ineptitud que califica a los gobiernos españoles, sufriendo con ello el consiguiente retraso económico y cultural que supone el lastre español, además de la disolución en el tiempo de las reivindicaciones independentistas. El resultado de lo que es la disolución del pensamiento, se puede ver con nitidez, comparando la lucha soberanista y popular que había en los años 70 con la de 2010.


Tenemos interminables listas en nuestra historia, de nombres propios, de navarros que antepusieron su beneficio personal al comunal, esa lista sigue día a día creciendo, y las traiciones ahora se firman bajo la atenta mirada de un español, vestido de notario.


Este pueblo conseguirá iniciar el camino hacia la soberanía, cuando sea capaz de encontrar las armas que ofrece la desobediencia civil y desaloje de una vez por todas del poder, a los políticos nacionalistas españoles y a los regionalistas, mal llamados nacionalistas, que dicen representarnos.


Desobediencia es No obedecer.

No ser sumiso es ser un insumiso.

Soberanía o Subordinación.

Independencia o autonomía regional.

Tú eliges.


Yo elijo: Estado Soberano de Nabarra