jueves, 28 de octubre de 2010

Pacificación y normalización en Nabarra.


Hoy en este articulo, vamos a intentar aportar la magia que el castellano aporta, con sus interpretaciones que muchas veces son auténticos malabares.

Continuamente se nos esta bombardeando, con conceptos que según el bolsillo que  interprete su significado, pueden ser totalmente diferentes.
Estamos escuchando continuamente las palabras, pacificación y normalización, como el punto final de un proceso que se enmarca en la lucha que ha mantenido ETA. Ese horizonte que a priori como palabra puede resultar esperanzador, nos tememos, que para la causa de la recuperación de Nabarra y la consecución de nuestra soberanía, será de nuevo oscuro y lleno de calles y carreteras sin salida.

Para el PPSOE, pacificación quiere decir, meter en la cárcel a todos los etarras y que se pudran y normalización significara, que el pueblo navarro ya haya sido asimilado y el sentimiento español  triunfado.

Para el PNV, pacificación será el final de las extorsiones a sus empresarios, con el impuesto revolucionario y normalización será un periodo durante el cual, las relaciones con la Corona española volverán a ser normales, como siempre mantuvieron los nacionalistas. El chiringuito de el Gobierno Vasco separado de Navarra, para ellos y Alaba para los constitucionalistas. El estatuto cumplido y a seguir potenciando la dantza como folclore hispánico.

Para el llamado polo soberanistas, significará la oportunidad de presentarse en conjunto, a las elecciones al parlamento vasco y conseguir Ajuria Enea, todo ello con los votos de un presumible PNV a la baja. Luego con el tiempo 8 o 10 años, intentar convencer a los ciudadanos de la Comunidad Autónoma vasca, de que la independencia es posible.

Todas estas interpretaciones de la palabra pacificación y normalización, tienen algo en común, puede parecer un traición meter todo en el mismo saco, pero la cruda realidad la vamos a poder descubrir cuando llegue el final de ETA y la violencia vasca, no la española, deje de influir en la política.

Todos estos significados se aúnan e identifican, dentro del paraguas del Autonomismo, puesto que el campo de batalla donde se confrontaran las ideas políticas, será unos parlamentos meramente autonómicos o provinciales.

“Nuevo marco democrático ““la materialización de todas las ideas y proyectos políticos “ “escenario de paz “ “sin expresiones de violencia “vuelven a ser palabras y conceptos que en caso de que se materialicen, tendrán como escenario una institución española, en vez de  las instituciones que tuvimos los vascos con el Reino de Navarra.

Para los estatalistas nabarros, el comienzo de esa era de pacificación y normalización, volverá a ser otro momento más de decepción  de nuestra historia y volveremos a ver como todo el esfuerzo de los partidos autonomistas denominados nacionalistas y abertzales, se dedica a fortalecer las instituciones extranjeras en vez de destruirlas. Aunque superemos el nuevo marco político, ninguna voz independentista ni tan siquiera  insinua , que ese nuevo marco vaya a desarrollarse  fuera  de poder español o frances. Seguiremos en España.

Nuestro país seguirá ocupado por las fuerzas armadas españolas y nuestro ordenamiento jurídico, nuestra constitución, nuestras Cortes, seguirán siendo pisoteadas por las leyes extranjeras. Volveremos a sufrir la persecución política y violenta del Estado Español y  el Gobierno Vasco  y volverán a  enseñarnos su verdadera cara. No habrá “ pacificación ni normalización “ puesto que solo estaremos en paz, cuando recuperemos nuestro estado y nuestra sociedad estará normalizada, cuando sea libre y pueda ejercer la democracia Navarra en vez de la pseudo democracia monárquica española o el  republicanismo francés.

A tiempo estamos de alzar la voz para avisar del nuevo pacto, que entre España y los partidos vascos se está fraguando.

Mientras tanto, nosotros utilizaremos el significado del  castellano, como arma para liberar nuestro pueblo y llamaremos imperialistas a los republicanos, marxistas y monárquicos españoles y autonomistas a todos los partidos que participan en las instituciones  extranjeras impuestas por los estados español y francés.

Cuando estos partidos pasen de la fase autonomista a ser estatalistas, entonces nos encontraremos en el camino y habrá comenzado la recuperación de nuestro estado es decir, nuestra Soberanía, único garante que nos puede hacer pervivir en el futuro como pueblo y nación.





Hordago Nabarra. Programa 10

Continuamos con nuestra programación, con el nuevo reajuste de personal que acabamos de realizar, en aras de encontrar y captar el interes del oyente ofreciendo un programa cultural y con la mejor calidad que podamos desarrollar.

Esta semana repasamos lo acontecido en las pasadas, jornadas Alava Navarra, organizadas por la Asociación Landazuri y que han tenido un exito extraordianario y digno de un serio estudio. Como dice un ilustre patriota navarro, Nabarra engancha.

El lleno en las cuatro conferencias realizadas ha sido la tonica dominante, llegandose incluso tener que habilitar zonas exteriores para el público que se había quedado fuera.

Hoy resumimos las jornadas  ofreciendo parte de las intervenciones de Alvaro Adot y Tomás Urzainqui que disertaron sobre el periodo historico de Enrique III y Catalina I de Navarra y las relaciones entre Alava y Navarra en el siglo XVI.

Tomás Urzainqui fue desgranando las intentonas por parte de los Reyes de Navarra y las instituciones de Navarra, por conseguir la unidad política de Navarra, Rioja, Bizkaia, Guipuzkoa y Alaba. Desde el año 1210 hasta el año 1940, se viene reivindicando la unidad politica de Navarra. Esto demuestra que la división, apoyada por Constitucionalistas y nacionalistas vascos, es fruto de una estrategia política de división que se viene ejerciendo durante siglos.

Continuaremos con la entrevista al historiador Pello Monteano, que nos hablará de su libro " La Guerra de Navarra, recientemente publicado y no dará una versión diferente de esa negada guerra. No es entendible que haya habido pacto entre iguales, con tanta batalla y tanta conquista.

No os asusteis, no es un coñazo de historia sino de política histórica de tozuda y rotunda actualidad

todos los miercoles de 7 a 8 de la tarde
sartu eta entzun 

lunes, 11 de octubre de 2010

El Zazpiak Bat no es Nabarra



Mapa de Bonaparte en el que se baso Sabino Arana.

El duro trabajo que supone la tarea de descolonización que yo personalmente sufro, afortunadamente, se está viendo acelerado gracias a contemplar, como la idea de Navarra, vuelve a reconquistar los pensamientos de muchos baskones.

Cuando hablamos del termino Nabarra, reforzamos ineludiblemente las ideas históricas y a la vez políticas, puesto que los restos hallados en las ruinas de nuestros castillos, nos descubren las relaciones sociales que a la vez nos cuentan, las relaciones políticas que tenía los navarros cuando fueron libres.

La palabra Navarra, recupera el eslabón perdido y ocultado de la historia del pueblo más antiguo de Europa y explica perfectamente nuestra trayectoria posterior a la conquista, de pueblo irreducible. Esa es la razón del sentimiento independentista.
Este sentimiento no nace con Sabino Arana y aquí comienza el error del nacionalismo vasco y el movimiento abertzale que se mantiene en nuestros días.

Dibujar el mapa del Reino de Navarra circunscribiéndolo al Zazpiak Bat, es un error brutal de perspectiva histórica y esta teoría tristemente, la mantienen los libros de texto en nuestros centros educativos, la mantiene la izquierda abertzale y también y sirva está critica para solucionarlo, muchos que en sus conferencias hablan de Navarra.

Hablar de Navarra y solo reducir lo que fue el Reino, es decir el estado baskon, a  solo siete provincias, es un error imperdonable y que mucho mal esta haciendo, a la memoria histórica que pretendemos recuperar y rehabilitar.

Olvidarse de que la Rioja fue siempre territorio baskon y eje del Reino cuando su capital fue Nàjera (Naiara), olvidarse de Aragón (Haragoi) tierra llena de topónimos eùskaros, olvidarse de Pau, la última capital que tuvimos los nabarros y donde se mantuvieron nuestras leyes y nuestras cortes, demuestra el flaco favor que le estamos haciendo a nuestra historia.

La bandera de Nabarra, gracias a nuestro investigadores esta claramente bien definida, también tenemos perfectamente atado nuestro himno, y es urgente e imprescindible, si queremos recuperar nuestro estado de Nabarra, fijar claramente nuestra territorialidad y levantar las voces cuando un español nos niegue nuestro derecho como pueblo y también hay que empezar a recordarle a nuestros hermanos, que Nabarra no son Araba, Bizkaia, Guipúzcoa, Nafarroa, Behenafarroa, Lapudi y Zuberoa. Este concepto es puramente Aranista y es a todas luces falso puesto que faltan, Errioxa, Bureba, Aragoi, Foix, y Gaskuina. Esto si es Nabarra.
 
El concepto Nabarra une a todos los navarros por su historia y por el derecho irrenunciable y legítimo que tenemos a recuperar nuestro estado.
El termino Euskadi o Euskal Herria, deja fuera de facto, a nuestros hermanos navarros de Rioja, Bureba etc.

El concepto Nabarra, saca las vergüenzas a esos españoles disfrazados de navarros, que  en sus discursos de partido y para obtener beneficio personal, juegan con los sacrosantos derechos históricos y forales que dicen defender, pero que pisotean a diario sin escrúpulos. Han basado su ideario político en la mentira de llamarse navarros y lo peor es que han jugado con los sentimientos de ciudadanos, que verdaderamente se sienten nabarros pero que han caído en su trampa.
Nuestro navarrismo, desmonta todas estas mentiras y les coloca en la historia como lo que son, colaboracionistas y traidores hacia la patria Nabarra, a cambio de prebendas y beneficios económicos en la corte española.
Es por ello necesario en la Comunidad " Foral " de Navarra, extender el discurso de la recuperación de Nabarra  como estado, para hacer llegar a los corazones de esos navarros engañados, el verdadero sentir de lo que son nuestras viejas leyes. En ese momento, dispondremos  de las mayoria necesarias que nos acercaría al objetivo soberano de recuperar nuestra libertad.

 La frase  " Nafarroa Euskadi da " y La Ikurriña (tristemente defenestrada y utilizada por el poder español) han cambiado de  significado. Estos dos conceptos no describen  nada más que  a la bandera de  una comunidad autónoma española y a un deseo de libertad  e integración que tuvimos los vascos  y que por culpa de los colaboracionistas vascos y los navarros españoles ha sido desfenestrado.

El Zazpiak Bat como territorialidad, no representa ni se acerca a los sentimientos de tod@s los navarr@s. Euskal Herria no es una palabra que haya unido o una  a los baskones y se ha demostrado en los resultados obtenidos bajo este ideario durante estos últimos 35 años. El tiempo ha vaciado de contenido este concepto. En solitario y como anhelo de creación de un estado  ya nace huerfano , puesto que olvida y arrincona  como hizo Arana el verdadero estado que sí tuvimos los vascos y que perdimos por las conquistas extrajeras.
Si los proyectos de crear el Estado de  Euskal Herria ( la tierra del euskara )  opta por aplicar el significado estricto del vocablo, solo estaría conformada por un territorio  infoerior a la extensión del Zazpiak Bat y  al territorio  de la  Nabarra Plena. Por lo tanto no es históricamente ni políticamente apropiado para aspirar a conseguir la independencia.


Las mayorias que aglutinaría el concepto Navarra, si nos podrían dar la fuerza  necesaria, para recuperar nuestra soberanía. En la pasada Fiesta de la Vendimia celebrada en  La Guardia de Navarra, cuando se efectuó la izada de la bandera de Nabarra, escuchamos a varias personas definiéndose como nabarr os, eran de Miranda de Ebro, Logroño, Izarra, Gasteiz, Riojanos etc. eso demuestra que el sentimiento de Navarra sigue vivo en los corazones de estos patriotas
Lo mismo que en Navarra, en  la  Comunidad Autónoma de La Rioja  y en  la provincia  de Alava , el discurso de Nabarra Estado tambien daría las mayorias necesariaspara conseguir nuestra independencia.

Por lo tanto, es un error estratégico reiterado, pretender construir  el Estado de Euskal Herria siendo un concepto cultural, cuando el concepto  verdaderamente politico asumible por la mayoria del pueblo y que movilizaría la fuerzas necesarias es, Nabarra. 
Comencemos por reconocer la historia para conocernos mejor y poder exigir con toda la documentación posible, la reinstauración del Estado de Nabarra, la Nabarra Plena y total.

Los conquistadores ya desmembraron nuestro estado en mil pedazos, no seamos  tan ignorantes e incautos, renunciado precisamente nosotros mismos, a la reinstauración plena de nuestro estado en todos nuestros Territorios Históricos, desde Atapuerca hasta Foiz y desde Burdeos hasta el Moncayo. Un estado moderno basado en nuestro Derecho Pirenaico Nabarro conformado por 7,5 millones de habitantes.

Nuestro pueblo en libertad y  nuestra democracia en libertad, conformarán nuestro recuperado estado.  No más imaginarias  fronteras diseñadas  por unos y por otros.
Cuando seamos libres el pueblo decidirá que nombre tendra nuestro estado, Baskonia, Nabarra, Euskal Herria, Nueva Fenicia, Sonsierra o el que sea.
Mientras tanto hay que situarse  en el punto de partida 1054 Atapuerca comienzo de la conquistas y en el punto final de 1620  última conquista del Reino, como referentes para poder reclamar a nivel internacional, que nos devuelvan lo que nos robaron, todos los territorios que pertenecieron al Reino  o Estado de Navarra


Gora Nabarra Osoa.
Viva la Nabarra Plena.


jueves, 7 de octubre de 2010

Las Cortes de Nabarra

Edificio de las últimas Cortes de Navarra en Pau


 Para encontrar la inspiración necesaria en la creación de un artículo, simplemente hace falta un televisor que emita en castellano y un mando a distancia, que vaya recorriendo las cadenas españolas y vasco-españolas que a la postre, emiten lo mismo.

Las razones por las cuales debemos cuanto antes, abandonar el barco de la Monarquía- Republicana española, se multiplican cada vez que escucho hablar a sus políticos, sus contertulios o dirigentes.

La palabra  para calificar lo que escuchamos a diario es, impresionante, no encuentro otro adjetivo.
Ayer escuche en las ondas españolas, la palabra Monarquía Federalista. La representante de UPyD ( centralista como ideología de partido ) confesó sentirse también Federalista y un periodista famoso gallego, afirmo él también optar por la vía federal, pero olvidándonos de los argumentos soberanistas.  Al lado de estos el verdadero federalista, “un independentista federalista catalán, que lo disimula todos los días trabajando por la independencia de  Cataluña, en el parlamento español.

Escuchar estas burradas en cadenas españolas, lleva muchos años siendo normal, muchos solo reímos, pero no quedan fuera de semejantes barbaridades dialécticas, las que se pueden escuchar en la televisión vasco española.

El debate sobre las prohibiciones de las manifestaciones, refiriéndonos a la última realizada en Bilbao, a los que ya hemos podido desempolvarnos de tanto colonialismo, nos vuelven a producir además de la risa, preocupación

Es impresionante y volvemos al adjetivo, ver como los colonizadores españoles, nos tienen tan claramente mareados y  nos han llevado a estar tan faltos de ideas y respuesta.
Verdaderamente nos han pillado el punto.
Ellos desprestigiando la movilización de miles de personas y reduciéndolas a la nada y  otros intentándonos  convencer, de  la repercusión histórica que la misma tendrá para el devenir de este pueblo.

Lo mejor de aquella manifestación fue ver las banderas de Nabarra como única seña, por lo demás, otro desgaste inútil que no nos aportará nada nuevo.
Sé que  a los que allí acudieron, les puede parecer esto una puñalada trapera, pero lo intentaré explicar como algo constructivo y vaya mi respeto por delante.

Nos suspenden las manifestaciones y otras nos las permiten cuando a ellos se les antoja, porque “esta Tierra es suya”, hasta que el pueblo Nabarro no cree, una clase política de las de verdad, que haga historia y le plante cara a la dictadura democrática e imperialista franco-española.

Como los centralistas se maquillan de federalistas, los colaboracionistas se maquillan de nacionalistas. Es el juego maravilloso que da el castellano. Aparentar lo que no se es. Típico español.

Los tópicos, palabras y frases, se han llenado de vació y ya ningún estatalista navarro, se fía de ninguno de  los que se autoproclaman nuestros defensores, puesto que solo vemos que los políticos que dicen representarnos, defienden y trabajan a diario, por  la sacrosanta unidad de la patria española.

Pretender a estas alturas del partido, pactar con España, participar en las instituciones españolas (Gobierno Vasco. Parlamento de Navarra), entablar una fase de negociación, pedir que se nos reconozca como pueblo, buscar un nuevo marco político, pedir que  legalicen los partidos y luego integrar en los discurso de campaña la palabra independencia, es simplemente incongruente, contraproducente e inviable. El pacto nunca nos llevará a la soberanía.

 Todos los estudiosos de los procesos de emancipación o liberación de los pueblos,  podrán demostrar, que por esta vía que llevamos recorriendo durante estos últimos 200 años o por las nuevas estrategias que se están presentando, ningún estado ha conseguido la independencia.

Si todo el esfuerzo, la energía y el pensamiento de los miles de funcionarios que trabajan en las instituciones “vascas “, de los miles de militantes de los partidos nacionalistas  y abertzales, de los cientos de oficinistas de partido, de  las  miles de asociaciones de Euskal Herria etc. se dirigirían en la creación del Gobierno Provisional de Nabarra, en la creación del Ministerio de cultura, Ministerio de asuntos exteriores etc., el camino hacia la independencia sería imparable.

Desgastar  de nuevo  la energía  de miles de militantes, en volver a empapelar Euskal Herria o llenar las calles de miles de personas, para al final trabajar,  luchar y buscar solo el conseguir unos 25 escaños más o menos, en los Parlamentos españoles de Gasteiz o Pamplona, es sinónimo de todo lo contrario a la independencia que decimos defender.

La independencia es una confrontación política, que hasta que no tengamos un Gobierno que negocie, el abandono de todas las instituciones y territorios de Nabarra por parte de los gobiernos de Francia y España, jamás podremos conseguir.

Y hasta que  el pueblo navarro no recupere y active su Gobierno y las Cortes de Nabarra, jamás podrá iniciarse un verdadero proceso de normalización democrática  y jamás podremos encontrar la PAZ.