martes, 22 de febrero de 2011

La dictadura democrática española.


El yugo más importante que sufre este pueblo y que con su nombre disfraza de libertad lo que en realidad es dominación, es sin duda la Democracia Parlamentaria Española
Un arma de sometimiento, que anula las mentes y las imposibilita para  distinguir entre lo que nos conviene o nos perjudica como pueblo.

Este sistema de gobierno que controla todas las instituciones que en la actualidad ejercen en Nabarra, es ante todo y como todos los regímenes de los últimos siglos un sistema extranjero.

En el sistema de gobierno milenario de los baskones, la participación, el comunal, el vecino, ha sido el eje de la jurisprudencia propia, la nuestra la de nuestros antepasados.
De ahí, que Nabarra entera este llena de asociaciones, plataformas, sociedades, organizaciones, cooperativas, es el asociacionismo en estado puro y heredado de generación en generación. Valores que hasta los llegados de fuera han hecho como suyos. Eso son las bases del derecho Pirenaico nabarro.

Por el contrario, nos encontramos con un sistema vertical, donde el pueblo se coloca en el fondo sin capacidad operativa de decidir absolutamente nada, excepto cada cuatro años, donde se les presenta con presunta libertad, las opciones que el dinero puede posibilitar. A partir de ahí, huelgas, manifestaciones por las legalizaciones, referéndum en defensa de los parques, plataformas contra el tren capitalista de alta velocidad, recogida de firmas contra la ley antitabaco,  mucho esfuerzo y mucha voluntad, para conseguir un doble resultado, NADA de NADA.

Por eso, la Monarquía Parlamentaria Española y la República Francesa y sus sistemas de gobierno,  son ajenos y antinaturales a nuestro ser como pueblo, y están hechos contra nosotros,  porque nos colocan en el último escalafón, cuando en nuestro derecho Pirenaico, estaríamos arriba.

Pretender cambiar las mentalidades, los actos, las instituciones o los regímenes de nuestros estados ocupantes, es a la vez de ingenuo, el síntoma de haber caído en el engaño y la manera de derrochar y desperdiciar energías, que solo favorecen a estas falsas democracias parlamentarias.  Que sean ellos los que cambien su democracia.

Los estatalistas nabarros vamos a lo nuestro, intentar crear o mejor dicho recuperar, el pensamiento político propio y nacional, de Nación, como lo fue Nabarra y expulsar a los ejecutores de los planes aniquilacionistas, que llevan instalados demasiados siglos en nuestro territorio.

miércoles, 16 de febrero de 2011

Hordago Nabarra, la voz del Estado de Nabarra

Un miércoles más os damos la bienvenida a esta hora nacional de Nabarra, en las ondas de Hala Bedi irratia en Vitoria Gasteiz e Intxungi Irratia en Arrasate.

Los egipcios, han conseguido echar a Mubarak y los demás dirigentes árabes, están poniendo las barbas en remojo, antes de que les salpique.
En España mientras tanto no se ve ningún atisbo que pueda predecir la caída del Rey español, muy al contrario, la medieval monarquía española sigue intacta y el Borbón. Tiene atada y bien atada la continuidad de este derecho divino, sin que los Republicanos españoles se muevan, ¿para que si viven tan a gusto?.

Esto quiere decir, que Navarra seguirá ocupada por Reyes Españoles hasta que los navarros, como han hecho los egipcios, digan basta.
Parece ser, que vamos a tener que ser nosotros, puesto que muchos de nuestros paisanos están demostrando día a día, que también se  sienten a gusto viviendo en España.

Es por eso que en Hordago Nabarra vamos a seguir denunciando y exigiendo a los partidos vascos, que dejen de engañar a este pueblo y se quiten de una vez por todas los adjetivos  nacionalistas o independentistas de sus programas políticos y utilicen el castellano con propiedad y veracidad, cambiando estos conceptos de ruptura, por conceptos colaboracionistas, como son autonomismo o regionalismo, que es lo que realmente realizan a diario.

Lo mismo para los que predican la independencia por las tabernas, como concepto político y no creen en ella. Los vasquitos y las neskitas, lo vamos a dejar para los bombones y para los regionalistas vascos.

Los estatalistas navarros, no reconocen la autoridad española y francesa en nuestros territorios y esa autoridad incluye las instituciones que han creado ellos. Por eso no reconocemos ni sus instituciones, ni sus partidos ni sus elecciones.

Las urnas que veremos en las próximas elecciones, tienen el sello de Made in Spain en el reverso y la bandera roja y gualda pegada en la trasera.  Por eso te invitamos  a que te imagines las urnas, con la bandera española pegada, veras como te lo piensas.

Hoy continuaremos en este Hordago Nabarra, con nuestra labor de descolonización, acercándote las ideas que te puedan posibilitar realizar este sano y necesario ejercicio, si lo que de verdad pretendemos es conseguir la libertad.

Nosotros lo tenemos cada día más claro y es gracias a los intelectuales navarros que  siguen aportando más pruebas que nos hablan del origen del conflicto, que no es otro que las invasiones militares que este pueblo ha sufrido y las continua labor de colonización institucional, que los estados ocupantes realizan.

Nosotros no tragamos y es por eso, que cada miércoles nos lanzamos a la barricada informativa como manera de resistir ante el invasor.

Esto es Hordago Nabarra.

martes, 15 de febrero de 2011

“Euskal herria es nuestro pueblo, NABARRA, es nuestra nación y nuestro estado

Iñigo Villaverde. Tenencia de Marañon
Nabarra.
                                                                                                                          
 EUSKAL HERRIA:La mayoria de los partidos abertzales lo utilizan como referencia a siete territorios, el Zaspiak bat, denominado histórico por ellos, se refieren en concreto a un territorio delimitado geográficamente y que tiene la capacidad de ser sujeto político, vamos, que Euskal herria es un pais formado por las provincias de: Araba, Gipuzkoa, Bizkaia, Nabarra, Behe Nabarra, Lapurdi y Zuberoa.

Por la parte española la referencia de Euskal herria es, solamente para reconocerse ese topónimo como algo cultural, el sitio donde se habla o hablaba euskera y con un folklore similar, lo que queremos dejar claro a unos y a otros desde estos micrófonos, es que Euskal herria no es ningún mapa geográfico y ni está delimitado por ninguna frontera, Euskal herria es el pueblo vasco y el pueblo vasco no solo se encuentra dentro de estos territorios del Zaspiak bat, al igual que el pueblo germano no se encuentra solo en Alemania, o el pueblo judio únicamente en Israel.

Euskal herria, el pueblo vasco hace siglos que decidió instaurarse como Estado, para poder defenderse de otros pueblos y poder así perdurar en el tiempo, y ese Estado en que se organizó el pueblo vasco lo denominaron “NABARRA” y así se logró subsistir durante más de diez siglos, primero como vasconia y luego como “NABARRA” hasta el siglo XIX, por lo tanto cuando nos referimos a nuestro Estado Nación o patria está claro, “NABARRA”, cuyos límites están delimitados documental e históricamente desde Atapuerca a Foix (Andorra) y desde Burdeos al Moncaio, y en ese territorio vive Euskal herria o pueblo vasco donde se ha hablado el euskera.

“NABARRA” es el Estado que nos dimos los vascos y para ejemplo comentar lo que tenia escrito Hermilio de Oloriz, el que fuera bibliotecario y cronista de la diputación de Iruñea en la Nabarra reducida a finales del siglo XIX, y que vale de ejemplo y consejo para el resto de Euskal herria o el pueblo vasco
 “Antes de leer historias de extrañas gentes, estudiad la de vuestro pueblo; ella os hará conocer y amar la Patria”

Euskal Herria un pueblo sin rumbo


Partimos de la premisa de que existe pueblo, porque todavía nos encontramos con él, chocamos con él. Conserva un nivel de poder aún suficiente para ser optimizado. Es el sujeto, ante la obligatoriedad de enderezar el rumbo, para recobrar la libertad de que gozaba cuando supo crear y mantener la máxima organización del poder político que al día de hoy permite a los pueblos mantener su soberania: El Estado.

Esta situación favorable se fue truncando en etapas sucesivas (1159-1200-1512-1630), hasta acabar sometida nuestra soberania por la violencia más abyecta y zafia que jamas hayamos soportado en carne propia los ciudadanos nabarros por parte de hordas genocidas como lo son Francia y España que invadiendo, cual auténticos delicuentes y terroristas nuestro Estado, ocupan hoy en día nuestros territorios.

Los obstáculos, elementos y agentes que al día de hoy impiden rentabilizar el potencial de este pueblo en su incesante busquedad de la libertad estan identificados.

Por una parte la maquinaria desplegada por los dos estados ocupantes, y por otra, la inexistencia de una unidad de criterios políticos en la lectura y comprehensión sobre la cual debe girar la estrategia para la reactivación del poder político por parte de los que en principio estamos llamados a lograr este objetivo.

Nos encontramos con al menos tres puntos que nos impiden ponernos de acuerdo sobre lo que tendría que ser una andadura en común entre los que presuntamente nos queremos salir de Francia y España.

NEGACIÓN DEL HECHO DE OCUPACIÓN:

La clase que se autodenomina abertzale y vanguardia política en este país (PNV-ETA) no reconoce en su concepción y posterior práctica la ocupación de nuestros territorios. No reconocen de que el origen del conflicto es la invasión por parte dos estados de unos territorios que estaban legitimamente organizados y políticamente gobernados por sus moradores. Situación de pueblo y territorios invadidos que se mantiene al día de hoy. 
No visualizan ni formulan cual es el sujeto y los resortes de poder que aún conservamos: Somos un Estado ocupado. Por lo tanto no parten de la premisa de recuperar el poder político, la estatalidad, ya que niegan este hecho, quizás porque la estatalidad la tengan asegurada bajo banderas que no son las nuestras. 
De ello deriva una actuación que se situa en la sub-política, sometida al pensamiento y a la lógica de quienes detentan los mayores recursos de poder y violencia.

Perdida la autoestima a nivel de colectivo, ello conlleva ineludiblemente el aceptar el escenario y las circustancias que marcan e imponen los enemigos de nuestra libertad.
Situan al ocupado y al ocupante al mismo nivel, aceptando la igualdad de oportunidades políticas entre unos y otros. Lo hacen porque no llegan o no quieren discernir de que existan ocupados y ocupantes. En cualquiera de los dos casos: Cómo analizar, cómo resolver un problema que no existe?

Entramos entonces en la senda del autoacomplejamiento, de la servidumbre, de la aceptación de la autoridad extranjera por ser suprema, de la integración en su sistema una vez recuperadas las fuerzas vivas del país por esa autoridad, llevando a la larga, o no tan larga, a la desaparición del sujeto político ántes mencionado. Dejaríamos de existir como pueblo.

INEXISTENCIA DE UNA BASE DEMOCRÁTICA:

Esta supuesta clase dirigente no cree en el pueblo al que dice representar, ni cuenta con él para la toma de decisiones por resultar quizás arriesgado y verse desbordados por éste. Entonces consiguen manipularlo y hablar en su nombre. Es de constatar que ante tal triste escenario, el pueblo, parte de responsabilidad tendrá. Un pueblo que no reacciona, no ejerce politicamente en contra de unos dirigentes corruptos que dicen representarle, hasta derribarlos, se debilita , condiciona y pone seriamente en riesgo, con su dejadez, la existencia de unos mínimos democráticos.

Si a ello le añadimos que los actuales dirigentes, todos sin excepción, reconocen de manera reiterada y alevosa de que vivimos actualmente en una situación de democracia, con algún que otro déficit, en el que ellos estan dispuestos a colaborar para subsanarlo...pues ya cerramos el círculo.

LA ESTRATEGIA:

Dirigentes que nos arengan en el sentido de que es posible hacer política prescidiendo de la fuerza de su propio pueblo, ser un poder político que no disponga de medios cohercitivos y castrado de su mayor atributo para ejercer en política: su poder de violencia y disuasión.
O bien son unos ineptos sin remedio alguno, o, lo que sería más alarmante para nuestro futuro: son unos agentes del imperialismo.

Sobra decir que prescinden de medir las fuerzas de que disponen para conseguir los objetivos que ellos mismos ignoran. Y aún menos valorar y acertar en cada momento los fines y los medios a su alacanze para ir avanzando tácticamente dentro de un estrategia de liberación nacional, de liberación estatal, de la cual tambien carecen. Si retomamos la sospecha de que todas sus actuaciones los convierten en agentes del imperialismo, entonces no estan tan desprovistos de estrategia...Porque la constatción de sus procederes, al día de hoy, es que mejor no lo pueden hacer para el buen rítmo y fucionamiento del régimen colonial.

jueves, 3 de febrero de 2011

Elecciones. Infanzones de Obanos



Venimos diciendo en este blog, desde su inicio, que la inspiración ideológica que durante años ha regido mi comportamiento y mis pensamientos, ha sido siempre teniendo a la Izquierda Abertzale como referente principal y a la ideología de izquierdas como aspiración para conseguir un mundo mejor. Por ello murió mi abuelo en la cruenta guerra civil española, en las filas como no, Republicanas.

Esto me da cierto derecho a opinar, pues mi voto ha sido también, el que ha mantenido la fuerza de esa masa abertzale inalterable.

Aclarado esto para que nadie se lleve a engaño, debo decir brevemente, que mis aspiraciones de años para conseguir un Estado Vasco y socialista, han ido dando tumbos de desilusión en desilusión, perdiendo con ello argumentos a la hora de defender la independencia.
.
Todo esto era así, hasta que apareció la palabra  política de Nabarra, apareció en mi vida, no en la historia y es precisamente ahí, leyendo la historia potabilizada que ahora tenemos la oportunidad de conocer, gracias a Internet, cuando todo el puzzle de la historia y la reivindicación perpetua de este pueblo, cogió el sentido y la fuerza necesaria, para ratificar mis argumentos y encontrar  dentro del concepto Político de Nabarra, la razón que a los movimientos, armados, independentistas o nacionalistas les faltaba.

Es por eso que ante la inminente presentación del nuevo partido abertzale, que se presentará este fin de semana, me veo en la obligación, de trasmitir mi fustracción.

Es por ello, que he elegido un magnifico articulo escrito por los Infanzones de Óvanos, que desmonta todo la parafernalia, que se va a escenificar  y con el permiso y el agrado del ocupante.



Cada cual que saque sus conclusiones y ponga en la mesa la autocrítica como primer pasó, para alcanzar el objetivo.


ELECCIONES...ELECTIONS...HAUTESKUNDEAK...


Obanos-eko Infanzioak.

De nuevo una parte de nuestros territorios va a sufrir un ataque directo de una de las potencias ocupantes, España en este caso. Nuestra determinación política se va a ver sacudida por las embestidas de unos enemigos que pretenden, y por desgracia, conseguirán organizar unas elecciones en territorios que no son suyos, sometiendo de manera deliberada la voluntad y el pensamiento de parte de nuestro pueblo. Ante una agresión de tal magnitud, donde fuerzas exógenos y sin ningún tipo de legitimidad van a dejar asentado su poder de violencia, caben una serie de respuestas políticas por parte de los agredidos, de los autóctonos, colonizados por medio de las armas del ocupante.
 
Se me ocurren cuatro tipos de respuesta, lo cual no significa que no haya más. Algunas previsibles, y contrarias a nuestros intereses y por lo tanto sub-políticas, otra, mucho menos previsible y más acorde a la situación de enfrentamiento en la cual vivimos.
Las voy enumerando según el grado de resistencia a la agresión, de menos a más: la participación plena en dichas elecciones ilegales, la abstención, el boicot y el ejercicio del poder.
 
La participación: es de prever de que veremos a miles de sujetos colonizados acercándose a las urnas, con el erróneo pensamiento de que con el depositar su voto en las urnas españolas conseguirán alterar la relación de fuerzas, de que un "nuevo poder" surgirá a través de esa "acción".

 A estos sujetos, ni tan siquiera les parece sospechoso de que las urnas donde vayan a depositar su voto estén custodiadas por fuerzas de ocupación. Quizás piensen que éstas están ahí para facilitarles el camino que conduce a liberarse de estas fuerzas bien pertrechadas, y no precisamente de argumentos democráticos.

Pues bien, el poder no surge del resultado de un proceso electoral sino que las elecciones las diseña el poder para precisamente mantenerlo. En nuestro caso, el poder ocupante necesita de esas elecciones para perpetuar la ocupación y sólo lo puede conseguir con la colaboración de los propios ocupados, que si caen en la trampa, legitimarán con su voto la estrategia de los ocupantes, financiarán con su voto los agentes del poder ocupante y aprovisionarán con su voto las armas de las fuerzas ocupantes.

 En las condiciones actuales, constatamos como después de más de tres decenios de participación en elecciones extranjeras, hechas a medida de quienes las convocan, nuestro pueblo se ha ido debilitando elección tras elección en contra de lo que nos decían y siguen diciéndonos los "sesudos" líderes de éste país que se autodenominan abertzales.


La abstención: si bien se trata de una forma de resistencia que se sitúa en un peldaño por encima de la participación en cuanto a forma de oposición, tiene sin embargo unas connotaciones parecidas a ésta.
Responde, por un lado, al llamamiento de una autoridad que no reconocemos y a la que no tenemos porque dar explicaciones ni indicios y por otro lado, no se enfrenta, con esa actitud ambigua, a esa autoridad.

Es una forma de resistencia de demasiada baja intensidad que queda difuminada, dentro de una situación de confusión que siempre produce un ataque del enemigo, y donde no se expresa nítidamente el nivel de poder que emana de la fuerza opositora.

El poder ocupante recuperará e integrará sin mucha dificultad este nivel de oposición hacia sus propias posiciones. Es adentrarse en una fase intermedia de lo que realmente hay que hacer, y visto que el coste va ser el mismo, procedamos en una escala superior en cuanto a nuestro nivel de respuesta.

 El no acudir a las urnas extranjeras colocadas en nuestros territorios es condición sine-quanon pero no es suficiente. La agresión no quedará frenada. Abogar por la abstención es un error estratégico. No nos acerca  al camino que nos conduzca a la recuperación del poder, a la recuperación de la soberanía porque este tipo de respuesta es incompleta frente a la magnitud del ataque proveniente del exterior.
 
El boicot: tiene más intensidad que el anterior tipo de respuesta. Contiene también mayor implicación debido a que se trata de una acción más activa que la anterior y para ello hay que mover resortes de poder, despliegue de fuerza. Ahora bien, eso no significa que nos encontremos con la acción política adecuada. Adolece, en este caso también, de sentido estratégico.

El boicot implica en la práctica la desobediencia activa a la autoridad. Se trata de nuevo de un elemento imprescindible que tenemos que adoptar para actuar pero sigue siendo incompleto.

 Estratégicamente no estamos llamados a desobedecer, no es nuestra función. Nuestro cometido es el contrario: debemos acatar, con hechos, las orientaciones que provengan de una Autoridad Nacional, de un órgano propio que canalice, regule, y marque en cada momento los pasos estratégicos a seguir. Obedeciendo a una autoridad propia desobedecemos a la autoridad ocupante.

Ello no quiere decir que hasta que no tengamos esa dirección política no hagamos nada y nos crucemos de brazos, como intentaré explicar en el cuarto tipo de respuesta. Solamente quiere decir que el boicot y la desobediencia tampoco resuelven el dilema en el que estamos metidos, ni con relación a las elecciones, ni tampoco como práctica política, visto que una vez más, es el enemigo el que marca la agenda y los tiempos.

El ejercicio del poder: tenemos que ejercer poder. Poder ideológico que sirva para preparar esta batalla y todas las siguientes que vamos a tener que librar. Hay que educar las mentes en contra de las ataduras coloniales teniendo como patrón de que sólo desde una actuación propia, desde una centralidad propia, desde un pensamiento propio accionaremos los resortes de poder que tienen que ser también propios.

Dentro de esos parámetros, nos será mucho más fácil dar respuestas a situaciones y problemas que se nos vayan presentando. Reaccionaremos, por ejemplo con el tema que nos ocupa, de manera natural si recuperamos nuestra centralidad: los ocupantes no deben colocar ni una sola urna en nuestros territorios y nos tenemos que poner a ello.

 Ese debe ser nuestro pensamiento y nuestro enunciado. Evidentemente, al día de hoy, no podemos ejecutar tal acción por carecer de fuerza suficiente. Sí podemos, en cambio, aleccionar en ese sentido. El sujeto que sea receptivo a este pensamiento, desde luego que no acudirá a las urnas. Lo veremos dispuesto a trabajar para preparar las condiciones que acumulen la fuerza necesaria para actuar en contra de los que nos agreden. Además, cobrará conciencia de que hay que institucionalizar el poder político que emana del pueblo ocupado, al cual pertenece, para proceder, entre otras cosas, a la desocupación de nuestros territorios por parte de las fuerzas invasoras.

Esta institucionalización del poder político, con todos sus aparatos de fuerza y disuasión, es la única garantía de eficiencia para hacer frente a las pretensiones expansionistas e imperialistas provenientes del exterior.


El problema fundamental no es el que nuestras gentes acudan a esas urnas sino la presencia en sí de esas urnas en nuestros territorios.
Si solucionamos lo segundo, lo primero dejaría de ser un problema, dejaría de existir. 

Con ello, ante la pregunta de que hacer ante las elecciones que convoquen los ocupantes: Impedir que pongan una sola urna!
 Insistir, insistir e insistir en ello. Que no podamos cumplirlo? Es evidente, por ahora... pero ya ponemos a este país en la dirección adecuada.

Resumiendo: En el segundo y tercer tipo de respuesta se sabe lo que no hay que hacer, lo cual es un avance con comparación al primero. Con el cuarto tipo de respuesta se sabe lo que hay que hacer y no queda margen de error, queda complementado lo que hay que hacer y por consiguiente lo que no hay que hacer.

Para ilustrar este cuarto tipo de respuesta emplearé uno ejemplo que a buen seguro se daría:
 Si le preguntaras a un inglés que opinión le merecería el hecho de que España le vaya a organizar elecciones españolas colocando urnas españolas en su territorio, te contestará:

 "Chaval(a), estas loco(a) de atar, aquí no permitimos la instalación de urnas que no sean las nuestras!".

 No se le ocurriría, desde luego, contestarte: "Ah...pues me abstengo!
Bien, los ingleses, evidentemente, tienen institucionalizado su poder político y nosotros, no. Pero si estamos convencidos, como pueblo, de que tenemos que equipararnos con el resto de los Estados, nuestro razonamiento debe ser el mismo que el del inglés que aparece en el ejemplo antes mencionado. Y nos conviene no eternizarnos en la consecución de la recuperación del poder que nos fue arrebatado

miércoles, 2 de febrero de 2011

Hordago Nabarra Saio 23

Arratsaldeón eta ongi etorri beti bezala, zeure irratsaiora, entzuten ari zarete Hordago Nabarra.
Bienvenidos un miércoles más a estas vuestras ondas libres, desde Gasteiz en Hala  Bedi Irratia y desde Arrasate en Intxungi Irratia, para toda la nación Nabarra.

Como estamos siendo testigos estos días en los medios de comunicación internacionales, las cosas en los países Árabes, están que arden. Al igual que fuimos testigos de la caída de los países comunistas con el efecto dominó que produjeron, simplemente unas declaraciones de prensa de un portavoz del Ejecutivo de Alemania Oriental, la inmolación de un ciudadano tunecino, ha levantado sin aparente organización, a los pueblo árabes mediterráneos.

Nosotros no somos analistas políticos profesionales y no queremos aventurarnos a vaticinar el futuro de los demás, cuando andamos buscando el nuestro, pero si queremos reseñar, que algo fácilmente demostrable en estos levantamientos populares es, la manifestación inequívoca de la fuerza que un pueblo bien organizado, puede ejercer para cambiar las cosas.

Vitoria Gasteiz tuvo su mayor manifestación de poder popular, aquel fatídico DIA del 3 de Marzo de 1976, pero como siempre, no tuvo los lideres que dirigiesen esas energías para ejercer el poder popular y haber realizado la revolución nacional y social, que este pueblo demandaba.

Egipto tiene una población de 75 millones de habitantes y entre no más de 100.000 ciudadanos en el Cairo, están poniendo en jaque al gobierno hasta el punto de conseguir derrocarlo.  Hoy hacían un llamamiento para conseguir 1 millón de manifestantes.
Un pueblo es capaz de .conseguir lo que se proponga, pero necesita lideres que no le utilicen y trabajen para cumplir las demandas que  el pueblo solicita.

El tiempo nos demostrará si detrás de los movimientos populares árabes, se esconde la mano negra americana y si realmente esta lucha habrá servido para algo. Si los líderes traicionan al pueblo, la revolución habrá sido un fracaso y habrán cambiado al señor feudal  por el demócrata, un cambio para no cambiar nada.

Nosotros seguimos convencidos que tenemos pueblo y que la cultura y la información, puede ser el arma, que un día haga que el pueblo Nabarro se levante y ocupe las calles.

Por eso traemos como todos los miércoles, las secciones habituales de nuestro Hordago. Estaremos con Iñigo domaika y su crónica de la semana, Aitor Antuñano con su sección el dedo en el ojo y recordaremos la historia de nuestro sistema defensivo de la mano de   Iñaki Sagredo.       

Vía telefónica, nos iremos a Bilbao para conocer las últimas noticias, de la manifestación que en apoyo al 12 aniversario de   la Revolución Bolivariano se está celebrando en la Plaza de Venezuela junto al monumento de Bolibar.

Y todo esto con la intención, de meter leña al fuego de nuestra hoguera, para levantar las llamas, que las brasas  de nuestra nacionalidad Nabarra  a pesar de los siglos, se mantienen.