martes, 13 de agosto de 2013

15 de Agosto el día de la Libertad.

Sumando en la Nación Nabarra
J.J. Labiano, Arazuri-Nabarra
Este próximo 15 de agosto nos brinda una nueva oportunidad de reflexionar sobre la Nación Nabarra ya existente, junto a la posible y deseable en la perspectiva política del siglo XXI, en un contexto de confrontación contra el Estado español y el francés, dentro de una Europa en gran convulsión económica, pero también en palpable refundación, en la que debemos evitar quedar arrinconados y sojuzgados por esos imperios colonialistas.
Para alcanzar la libertad la Nación Nabarra, en primer lugar debemos edificar puentes para lograr una cohesión amplia en materia social, con la cual cimentar la convivencia política necesaria y favorable a nuestra lucha, pacífica, nuevamente emancipadora. Esto solo es posible integrando el colorido de la sociedad ideológica nabarra; es decir, haciendo que la identidad patriótica nabarra sea un lugar de encuentro del pluralismo identitario étnico-cultural, político-ideológico, lingüístico, económico y por qué no, también religioso. Se trata de concebir la identidad Nacional Nabarra como proyecto definitivo que descansa en la libre adhesión de la ciudadanía, y de entender los Derechos colectivos inseparables a la construcción Nacional como acompañantes necesarios de los Derechos individuales, que por supuesto deben ser preservados y respetados.
Ciertamente, hoy día, la construcción Nacional mama imprescindiblemente de la construcción social. En la actualidad, la construcción Nacional requiere atender unos valores patrióticos plenos, pero a su vez agrupando las diferentes ideologías surgidas durante estos siglos de sometimiento y esclavitud. Pero eso sí, a día de hoy, ni el  europeísmo y ni el pactismo los debemos considerar como opciones prioritarias, ya que nunca ha existido el pactismo con el Reino de España y la República de Francia. Además, el denominado europeísmo es un arma más del arsenal represivo que utilizan esos colonizadores imperios, a los cuales les importa supremamente su territorio con sus sucesivas y ilegítimas conquistas, siempre violentas.
La sociedad nabarra tiene la unidad territorial como algo primordial; no hay debate en la misma, pues solo la sangrienta acción militar, ilegal y continuada a lo largo de los siglos, nos amputo de nuestros hermanos, separándonos y poniéndonos incluso unos contra otros. La aspiración territorial de la Nación Nabarra es absolutamente legítima, e ir contra ella es ir en contra de nuestra Patria.
Indudablemente es la voluntad Patriótica y Nacional de las personas nabarras no colonizadas a día de hoy, liberar el territorio que les fue usurpado violenta e ilegalmente a nuestros ancestros, pues ello nos implica nuestra independencia política en materia territorial, algo imprescindible para volver a ser soberanos.
Manifiestamente, para ello, es imprescindible una descolonización metal suprema, como suele indicarnos nuestro compatriota Iñigo Saldise, pues finalmente en la actualidad política de este siglo, la fortaleza de nuestra acción política libertaria depende en gran medida de la Nación Nabarra y de su absoluta cohesión y adhesión de la ciudadanía al proyecto Nacional, significado en la recuperación de la Estatalidad Nabarra.
Un proyecto donde quede de manifiesto, mejor incluso ante un notario internacional, su carácter democrático entorno al realmente libertario, individualistas y colectivista Derecho Pirenaico.

No hay que decirlo, pero todos vemos como este mundo está velozmente cambiando. Por ello, la actual sociedad nabarra, sojuzgada y esclavizada por españoles y franceses,  ha de hacer frente a nuevos desafíos para que Nabarra recupere su esplendor, el cual solo es posible en independencia, democracia y finalmente libertad. Para ello debemos trabajar en independencia desde la libertad que solo actualmente nos da el tener unas mentes descolonizadas, solo equiparables a las mentes de nuestros ancestros vascones, nabarros, que derrotaron a los francos en Orreaga. Ahora es nuestro momento... ¿Estamos preparados y dispuestos a luchar contra los que nos esclavizan? Yo sí.

miércoles, 7 de agosto de 2013

Independentziara bidean, abertzaleon batasuna

BERRIA

2013-08-07

Zuzendariari


Independentziara bidean, abertzaleon batasuna

Asier Ezpeleta, Orreagako kidea.
Donostia.


Garbi ikusten dut gure Herria/Nazioa bizi den lurraldean beste bi herri/nazio bizi direla eta, gainera, beren interesak defendatuko dituen estatu bana dutela. Eta garbi ikusten dut, baita ere, bi nazio-estatu horiek urratzen dutela gure Herriaren eta Herria osatzen dugun bakoitzaren askatasuna.

Ados zaudete esaten badut herri baten askatasuna oztopatu eta bahitzen duen nazio-estatua nekez izango dela demokratikoa? Eta iruditzen zait hori bera esan daitekeela nazio-estatu horiek legitimatzen dituzten herritarrei buruz. Demokrata bat poztu egingo litzateke herri batek independentzia lortuko balu. Bestela, a zer-nolako demokrata!

Eta ados zaudete esaten badut gure independentziaren etsairik eta oztopatzailerik sutsuenak Frantzia eta Espainiako Estatuak direla? Eta independentzia estatu zapaltzaile horien eta horiek legitimatzen dituzten herritarren aurka lortu beharko dugula (ez haien baimenaz, eta, are gutxiago, laguntzaz)?

Horregatik pentsatzen dut ezin dugula gure Herria independentziara bidean jarri zapalduta egotea nahi eta eragiten dutenekin. Pentsatzen dut demokraziarik ezaren adibide garbia direnengana hurbiltzeak askatasunetik aldendu egingo gaituela gerturatu beharrean. Eta galdetzen dut nola jarriko gaituen independentziara bidean gure Herriaren eta Herria osatzen dugun bakoitzaren askatasunak bahituta jarrai dezan nahi dutenekin eskua emanda joateak.

Gure Herriaren independentzia helburu abertzale bat da, eta abertzaleen arteko batasuna behar du. Ezin dugu pentsatu hain justu kontrakoa desiratzen dutenekin eskua emanda Herri aske bat ikusiko dugunik. Nola emango diot nire eta nire Herriaren askatasuna zapaldua duenari horren gainean erabakitzeko eskumena? Gure arteko batasuna ez da batasun sentimental hutsa, ez da helburuekiko batasun hutsa. Batasuna politikoa izan behar da, hots, batasun estrategikoa; estrategiarik gabe ez baitago politikarik. Orreagan, aspaldi ari gara mezu hori zabaltzen. Askotan saiatu gara politikaren eta estrategiaren esanahia eta haien arteko lotura azaltzen. Estrategiarik gabe ez dago politikarik, eta politikarik gabe ezin da lortu askatasuna.