jueves, 12 de diciembre de 2013

Navarra la razón de nuestro Estado.

Venimos insistiendo desde que comenzamos esta aventura radiofónica, que el concepto político-jurídico navarro, es la herramienta que pone a descubierto la naturaleza colonial del problema mal llamado vasco.

Ridiculiza la historia española colocándola en la mentira, típica arma utilizada desde el siglo XIII hasta nuestros días por los diferentes gobernantes españoles, con el fin de que olvidemos nuestra historia a cambio de conocer la suya.

Despeja las dudas y los líos ideológicos creados por el imperialismo y todas las divisiones entre izquierdas, derechas, nacionalistas o constitucionalismos. El concepto político de Navarra como estado solo distingue entre dos clases sociales o económicas los ocupantes y los que están a su lado y los ocupados.

El concepto político navarro, rompe con las tesis divisorias utilizadas por España y aglutina en torno a su histori,a a todos los pueblos que pertenecieron a esa estructura política que significo nuestro viejo reino, otorgando a todos los habitantes de los territorios ocupados, el carácter de sujeto político con capacidad para instaurar sus instituciones propias suplantadas por las del ocupante.

Navarra como concepto político estatalista, desmonta el mapa político que conocemos en la actualidad, colocando a vascos nacionalistas y abertzales en el lado de los ocupantes y a riojanos o españoles venidos de fuera, en el lado de los ocupados. Acaba con la lucha de clases y la participación de la sociedad , puesto que aglutina en los dos sectores contrapuestos los mismo a empresarios que a obreros. Obreros y empresarios ocupantes contra obreros y empresarios ocupados. Un nuevo panorama que dejará a más de uno sin discurso.

La ocupación en una situación que no distingue entre clases sociales, ni derechas ni izquierdas, puesto que es un pueblo entero el que sufre la ocupación y la consiguiente falta de libertad y otro pueblo entero y su poder el que justifica y legitima el sometimiento de la otra parte.

El pueblo español bien de derechas, de centro o de izquierdas, coincide plenamente en el mantenimiento de la unidad de España y es cómplice directo de la ocupación y el expolio de los territorios navarros.

Esta es la realidad que nosotros contamos, nuestra visión de la verdad guste o no guste, pero necesitamos contarla, para que conozcas que hay otro pensamiento en nuestro país, otra forma de entender la política y esa forma es la nuestra la propia la navarra, esto es Hordago nabarra comenzamos 



Amparándose en conceptos políticos erróneos, si hablamos de ciencias políticas, algunos se dedican a inventar nombres con la intención de despistar y mantener su estatus económico.
Este país solo tiene dos caminos para elegir, uno es seguir perteneciendo a España y Francia y otro es la consecución de su independencia, que en política se llama, tener un estado propio.

Todos los atajos o nuevas vías que sirvan para mantener divididos nuestros territorios, por medio de Estatutos o Amejoramientos, son en lenguaje políticos navarro, seguir perteneciendo y dependiendo de España. Y toda la normalización o peticiones de derechos a decidir, son reconocer nuestra inferioridad y reconocer la autoridad del estado ocupante.

No es muy difícil de entender o estas en el lado de los colonizadores o estas en el lado de los colonizados. O apoyas la pertenencia de Navarra a España o estas por el camino de la independencia de Navarra. O eres estatutista vasco por lo tanto español o eres estatalista navarro. O estas por la dependencia o estas por la independencia. Las medias tintas en política se convierten en algo peligroso, puesto que a alguna de las dos partes estas engañando y hasta ahora por desgracia solo vemos como el engañado es el pueblo navarro que no atisba la idependencia.

Por eso cada vez se hace cada más necesario escuchar la voz y el discurso propio navarro, inmutable, insobornable, incuestionable, claro, sencillo y propio.
Queremos un estado para poder tener la independencia, primero estado y luego todo lo demás y antes un gobierno provisional propio, que aglutine la energía que todavía, pese a este periodo de desmoralización, es capaz de desarrollar este pueblo.

Y por ello estaremos contigo la semana que viene para intentar que compares, los mensajes de la política vasco-española que dirige tu vida.