viernes, 24 de enero de 2014

LOS CONCEJOS/BATZARRAK: ¿RESIDUOS DEL PASADO, O HERRAMIENTAS DE FUTURO?


El concejo o batzarre, entendido como asamblea abierta de los vecinos de un lugar, hunde sus raíces en la noche de los tiempos, y se ha manifestado de maneras muy diferentes y con denominaciones muy diferentes en la historia de Euskal Herria (anteiglesia, parroquia, vésiau, Universidad….).
A su vez, ha estado en la génesis de instituciones mucho más “lustrosas” que se han sucedido durante los siglos: cendeas, parzonerías, montes pro-indivisos, seles, brazo de las “Buenas Villas” en las Cortes del Reino de Navarra, Juntas Generales, Biltzar (Lapurdi), Silviet (Zuberoa)… ¡y también fuera del Zazpiak Bat! El concejo, siempre olvidado, pero siempre presente.
En sus diversas denominaciones, todas las instituciones concejiles comparten unos principios comunes que resumiríamos en el concepto de COMUNIDAD y que poco tienen que ver con los valores imperantes en la actualidad:
  • la tierra (“el comunal”) como garantía común vs la tierra como mercancía
  • la aportación personal (vereda=auzolan vs monetarización de las relaciones personales)
  • la “vecindad” como garantía de estabilidad vs globalización
  • democracia directa y participativa vs democracia representativa y partitocrática

Evidentemente, no se pueden soslayar las dificultades existentes para la recuperación del batzarre, como la población masivamente urbana, el individualismo y la pasividad política dominantes, el desconocimiento generalizado de esta forma de organización, o la preeminencia, en la generación de riqueza y rentas, de otros factores productivos por encima de la tierra.
Pero no es menos cierto que el batzarre y el comunal, debidamente actualizados, reúnen muchos elementos válidos para la elaboración de alternativas ante los grandes desafíos a que hoy nos enfrentamos en el ámbito nacional y en el socio-económico:
  • uso de aportaciones en forma de trabajo o permuta en lugar del dinero, reduciendo así la exposición general al dinero y, por tanto, al crédito.
  • proyectos cooperativos locales –al menos en su génesis- en los distintos sectores económicos, reduciendo la dependencia, como tradicionalmente ha hecho el comunal.
  • una organización participativa con control de sus recursos económicos hace imposible la concentración de poder político o económico que está en la raíz de toda corrupción.
  • ante la previsible (acepto apuestas….) cerrazón de Madrid y París a una relación bilateral o un reconocimiento de derechos, la necesaria recuperación de un Estado vasco sólo será posible con una institucionalización y una economía plenamente propias.

Y todo esto ya lo hemos aplicado a lo largo de nuestra historia, mediante el concejo o batzarre. Es ilustrativo (¿o sorprendente, acaso?), en este punto, que los partidos abertzales hayan dado, tradicionalmente, poca trascendencia a esta institución en comparación con otras, más ligadas éstas a la fragmentación del país que a su pleno autogobierno.
En definitiva, así como en 2012 el 500 aniversario de la Conquista de la Alta Navarra puso de manifiesto que la historia política del pueblo vasco es bastante más antigua y compleja de lo que se nos ha hecho creer tradicionalmente, el vigente ataque a los concejos debe hacernos conocer e impulsar este eslabón, esencial y desconocido, de nuestra cultura política, que no sólo no es el residuo folklórico de un romántico pasado, sino que se perfila como instrumento vivo y clave en la construcción de nuestro futuro como pueblo.

IÑIGO GLEZ. RUIZ DE LARRAMENDI

sábado, 18 de enero de 2014

Gure Berriak. Aniztasunaren alde: Independentzia

Aniztasunaren alde: independentzia

Aniztasuna, elkarbizitza, konponbidea… Asko erabiltzen dira hitz horiek azken boladan, baina ba ote dakigu zertaz ari garen zehazki horiek ahotan dauzkagunean? Arazoei irtenbidea topatzeko, beharrezkoa da jatorrira jotzea, arazoa sortu duten oinarrizko arrazoien bila joatea. Askotan, ordea, arazoaren ondorio besterik ez diren xehetasunekin korapilatzen gara, arazoaren muina ahazteraino.
Badirudi gurean ere ―herri zapaldu askotan gertatu ohi den bezala― gailentzen diren diskurtsoetan egiturak, testuinguruak ezkutatu eta gizabanakoak hartzen duela protagonismoa. Modu horretan, hemen, kasualitatez, “iritzi ezberdinetako” pertsonak jaiotzen diren ustea hedatzen da, horren arrazoiak aztertzea alde batera utziz eta zergatiari erreparatu gabe.
Horrelakoak gertatzea ez da, hala ere, harritzekoa. Izan ere, beste zenbait herrirentzat deskribatu izan den bezala, gurean ere, menderatutako herriko zenbait “intelektualengan” eragiten du kolonialismoak, eta guztiak “baloreez” hitz egiten hasten dira. Plano unibertsalean aritzen dira intelektual kolonizatuak, abstraktuki, eta, orduan, intelektual horien erronka kolonizatu eta kolonizatzaileak mundu berri batean elkarrekin bakean bizitzea izango da. Intelektual horiek ez dute ikusten, ordea (kolonialismoa bere pentsamolde guztiekin erraietaraino sartu zaielako, hain justu), testuinguru koloniala desagertuz gero kolonoak ez duela gelditzeko inolako interesik, koexistitzeko inolako gogorik, haien existentzia bera desagertu egiten baita.
Zapaltzaile, menderatzaile, kolonizatzaileen existentzia testuinguru baten produktua da neurri handi batean. Menderakuntza testuinguruaren produktua, hain zuzen ere. Testuinguru hori desagertzen bada, hau da, herri zapalduak independentzia lortzen badu, egitura zapaltzailea suntsitzea lortu duenez, erori berri den egitura horretan txertatutako guztia (“pertsonak” barne) desagertzen, diluitzen da berandu baino lehenago testuinguru berrian. Egitura berrietan, ez dago independentzia lortu duen herri horren zapaltzaileentzat lekurik. Menderatzaileak berriro suntsitu beharko lituzke herri horren egiturak, eta bereak ezarri, zapaltzaile-zapalduen arteko koexistentzia (ez baketsua, noski) berriro existitzeko.
Edozein gai sozialez hitz egiteko, egiturez hitz egin behar da ezinbestean, eta ez, sinetsarazi nahi diguten moduan, pertsona indibidualez eta haien borondateaz soilik.
Beraz, gaia gurera eta gaur egunera ekarriz, elkarbizitzaz, aniztasunaz… hitz egiten denean, testuingurua ezkutatzen da. Zerikusi zuzenik izango ez balu bezala, menderatzaileen egiturak daudela esatea saihesten da. Ez da aipatzen egitura horien ondorioz sortzen direla hemen “sentsibilitate ezberdin” moduan aurkezten zaizkigun horiek. Eta, ondorioz, “sentsibilitate ezberdin” horiek errespetatu behar omen dira, guztiaren gainetik. Arazoaren jatorria ahaztu, eta “sentsibilitate ezberdinen” arteko “elkarbizitza” bihurtzen dute helburu.
Kultura, mundu ikuskera, “sentsibilitate” ezberdinak, egitura kontrajarrien osagaiak izaten dira. Egitura horien artean ez da sekula elkarbizitzarik lortzen. Gure egituretan zapaltzaileak lekurik ez duen bezala, zapaltzailearen egituretan, guk ere ez dugu lekurik. Gai horretan adituak diren hainbat autorek azaldu izan dute, nolabaiteko “koexistentzia” bat sumatzen dugunean, trantsizio faseak izaten direla, egitura bat edo bestea gainjartzen den arte. Eta, noski, ez da inolaz ere elkarbizitza baketsua izaten, interes kontrajarriak baitira.
Ondorioz, gainjartzen den egitura horretan diluitzea da “elkarbizitza baketsu” bat izateko modu bakarra. Gure kasuan, beraz, zapaltzen gaituzten egiturak aipatu ere egin gabe errespetua eta elkarbizitza eskatzen zaigunean, gure nortasunari uko egiteko eta besteen egituretan diluitzeko eskatzen zaigu. Baina, hori horrela esan beharrean, aldi berean independentziaren alde daudela esango dute hori defendatzen dutenek (bi gauzak erabat kontrajarriak direla ohartu ere egin gabe?). Bada garaia aurretik aipatutako plano abstraktu-unibertsal horietatik lurrera jaitsi eta gauzak diren bezala ―ez “izan beharko luketen bezala”― onartzeko eta zehazteko. Argi hitz egiteko. Nola gauzatzen da bakea egitura zapaltzaileak gainetik kendu gabe? Elkarbizitza? Errespetua zeri, gure heriotza nahi duten egitura horiei? Hitz egin dezagun garbi behingoz.
Munduko aniztasunari egin diezaiokegun ekarpenik handiena gure existentzia bera bermatzea da, eta, horretarako, gure egitura propioak behar ditugu, hau da, independentzia.

jueves, 16 de enero de 2014

El año que perdimos el Estatalismo.


Manifestación de Bilbao, Victoria electoral.

Pueblo variopinto donde los haya es el nuestro. Contradictorio, desilusionado, desnortado, confundido, desideologizado, alienado, en definitiva todos los síntomas políticos de lo que representa, un pueblo ocupado y colonizado.

Un pueblo utilizado durante siglos por sus presuntos libertadores. Engañado por los que le prometían la libertad, metiendo a generaciones de jóvenes en luchas infraestratégicas que les acarreaban incluso hasta la muerte. Ideales y eslogan que obligaban a elegir luchas que siempre nacían perdidas.

Este repetir incesante de errores, se han desarrollado a lo largo de nuestra historia llegando hasta el día de hoy. El Sábado sin ir más lejos se vio perfectamente como el pueblo pide una cosa y los partidos buscan y consiguen la otra.

Una multitudinaria manifestación en teoría a favor de los presos, se convirtió en un mercadeo puro y duro entre ambiciones partidistas contra deseos populares. Miles de voluntades unidas para beneficiar los intereses de partidos, contra los deseos emancipadores que exige el pueblo.

Los mismos que convocaron la manifestación, en las últimas horas, ha atacado a los participantes en su manifestación por proferir gritos de Amnistía y libertad. Los participantes han vuelto a ser engañados, ya que esa Amnistía nunca llegará, puesto que los partidos convocantes, ya se han encargado de diluir el colectivo de presos y llevarles a la individualidad con el consiguiente desamparo que ello representa.

Los mismos que convocaron, se encargan en los medios de comunicación de dejar bien a las claras, que los vascos nos vamos a portar bien y vamos a acatar la legislación y las leyes españolas y no volveremos a buscar frentes que dividan a esta sociedad. Española por supuesto.

Todos los conceptos esgrimidos después de la manifestación por parte de los partidos abertzales, han sido conceptos de rendición y sumisión, de lealtad al estado y de reconocimiento de la autoridad que representa.

En Bilbao, triunfo como siempre lo hace, el Estado Español, que pese a todas las criticas furibundas que lanzan contra los nacionalistas vascos, la jugada les ha salido redonda, puesto que se ratifica con la asistencia masiva de ciudadanos, los pasos dados por la izquierda abertzale y el partido nacionalista vasco, de renunciar al enfrentamiento y la consecución de la independencia.

Los partidos vascos han vuelto a utilizar las voluntades y esa capacidad de movilización que este pueblo demuestra, para su propio beneficio, importándoles un bledo, las palabras Amnistía e independencia que era el sentimiento mayoritario de los que allí se manifestaron.
Esta es la voz de la independencia de Navarra contra la dependencia de Euskadi, esto es Hordago Nabarra.

martes, 14 de enero de 2014

Arratia, merindad Nabarra


Aitzol Altuna Enzunza

Los condes y señores nabarros durante los siglos altomedievales eran en realidad meros tenentes: recaudadores de impuestos, ejecutores de justicia y defensores del reino de Nabarra en nombre del rey, normalmente encabezaban varias tenencias de las cuales podrían ser movidos por la corona según las necesidades del reino. La tenencia llamada condado o señorío de Bizkaia, quedó compuesta a su vez por cuatro merindades o unidades administrativas inferiores que eran las de: Busturia, Markina, Uribe y Arratia. 

La primera vez que se habla de una merindad en Bizkaia es en el año 1075 y poco después en el duranguesado en una escritura de venta sobre la ermita de San Martín de Iurreta en la participa el abad de Abadiño y donde se nombra a: “…Blagga Ezteriz merino en tota Bizcahia”. Al frente de las merindades se hallaba por tanto un merino. Las merindades celebraban sus Juntas o reuniones de rango inferior a las de las Junta Generales de Bizkaia donde se trataban los asuntos propios de cada comarca: el arreglo de las carreteras, la explotación del comunal, el control de los animales dañinos etc. Las fronteras entre las merindades eran las lomas de los montes.

Era el valle de Arratia una de las cuatro merindades de Bizkaia y existe constancia de un “Senior lope Garçeiz arratiensis” desde 1051, al ser uno de los firmantes de la donación de Santa María de Aspe de Busturia (escrito como “Izpea”) junto al señor de Bizkaia Eneko López “Ezkerra” (firma como “Enego”) y el rey de Pamplona-Nabarra Sancho Garsea IV “el de Nájera”: “reinante Garsea rex in Pamplona, in Castella Vetula et in Alava” (las tierras de frontera). 

Por tanto, el camino de Barazar que comunica Bizkaia con la Llanada Alabesa hasta la villa nabarra de Vitoria-Gasteiz (1181) y que discurre por el valle de Arratia, era un camino comercial relevante dentro del reino baskón de Nabarra. El camino que subía a Barazar desde Zeanuri, discurría por un trazado muy diferente al actual, lo haría por los barrios de Ozerinmendi, Undurraga, Ipiñaburu y Abarakorta, para aparecer en Saldropo por una calzada empedrada reencontrada recientemente. 

Sobre quién podría ser este “Lope Garçeiz arratiensis”, en el libro “Guía histórica descriptiva del viajero en el Señorío de Vizcaya”, el bilbaíno Juan Eduardo o Eustaquio Delmas (1820-1892) comenta que la torre de los Zumeltzu que estaba en el barrio Urkizu junto a la actual iglesia de San Andrés, fue fundada en el año 781 por Sancho de Noreña. Los Zumeltzu eran naturales de Elejabeitia, la anteiglesia Artea o de Castillo de Elejabeitia que proviene de la unión de las repúblicas de San Miguel de Elejabeitia con su ermita fundada en el siglo XI y Santa María del Castillo, llamada así por el castillo que el capitán nabarro Fortunio Martínez de Zumeltzu mandó levantar en el 869, hoy conocido como "gaztelu o torrea", reedificado en el siglo XVI, y que controlaba el camino a Barazar. Aunque las fechas que da Delmas no parecen muy probables, sí serían los Zumeltzu la familia más importante del valle de Arratia en los siglos del reino Nabarra.

Pero no todo era paz en el viejo Estado baskón. Cuando alcanzó la mayoría de edad, Alfonso VIII rey de Castilla, retomó la conquista del reino de Nabarra que sus antepasados ya habían intentado ocupar. Atacó el reino baskón el 18 de septiembre de 1173 donde era tenente Don Bela Ladrón de Gebara (apodado “Ladrón de Nabarra”), tenente o señor de Bizkaia y una de las familias más importantes del reino baskón, con tierras y casa-torre principal en Alaba (Garaio) y señores feudales de Oñate. La ambición personal por querer tener el título de señor de Bizkaia en propiedad, la querencia por controlar las tierras riojanas invadidas por Castilla a Nabarra y la debilidad momentánea del reino baskón tras los regicidios de Atapuerca (1054) y Peñalén (1076), llevó a los López de Haro a traicionar a Nabarra, por lo que fueron desplazados por los Gebara a la cabeza de toda la Nabarra Occidental y por tanto del señorío de Bizkaia. 

El Laudo Arbitral de Londres al que se sometieron castellanos y nabarros, devolvió en 1177 las tierras invadidas a Nabarra, pero los castellanos no quisieron devolver el castillo de Malmasín en Arrigorriaga, expresamente reclamado por los embajadores baskones desplazados a la capital inglesa. La fortaleza Nabarra de Malmasín controlaba el cruce del llamado “camino de Etxebarri”, que conectaba la capital bizkaina o cabeza del señorío -Bermeo- con la meseta por Altube y el camino que venía de Castro Urdiales a Balmaseda, el cual subía a Malmasín desde el alcázar situado en el puerto de Begoña (llamado Bilbao) y su famoso puente sobre el río Ibaizabal-Nervión, hoy conocido como puente de San Antón.

Así fue como Sancho de Galdakano y Torrezabal, emparentado con los reyes de Nabarra, vino desde la capital del reino y repobló la comarca por mandato del rey; se asentó primero en Bedia, población que pertenecía a la parroquia de Galdakano, y después pasó su casa solariega a Galdakano, al lugar conocido como Zabala (hoy Zabalea), donde mandó construir una “torre o castillo”, conjunto defensivo cercano a Malmasín. En Bedia quedó el hijo de Sancho, del mismo nombre que el padre, en la casa-torre de Tosubando (cerca del palacio Gortazar), aún hoy en pie cuya existencia está constatada desde el año 1075, y que se casaría con Teresa de Aiala, hija del poderoso Fernán de Ayala.

De igual modo, la ruta por Barazar a Vitoria-Gasteiz fue reforzada por Nabarra. Procedentes de Iurreta junto a la villa de Durango (con carta de villa dada por Sancho VI “el Sabio” sobre 1180), llegaron a Arratia los “Yurregoikoa", instalados en el valle arratiano sobre 1198. Esta familia procedía de D. Celinos y era de sangre real Nabarra según el mencionado J. E Delmas. Los Iurretagoikoa darán con el tiempo nombre a una nueva anteiglesia de nombre Igorre o Iurre, dentro del reforzamiento de la frontera y de los caminos reales o “erregebidea” que conectaban la costa y el interior baskón. Actualmente la casa torre se ha reconvertido en el palacio Vildósola, hoy dentro del municipio de Artea-Castillo de Elejabeitia.

El primer historiador bizkaino, preboste de Portugalete y merino de Castro Urdiales, el banderizo Lope García de Salazar (1399-1476), comenta que: “En el año que la villa de Vitoria (fundada en 1181) era del reino de Nabarra (antes de 1200), havia una linaje de caballeros en una aldea cerca de ellas que llamaban e llaman agora San Martín de Avendaño, que eran poderosos en la comarca, e fasian continuamente muchos enojos a los pobladores de Vitoria, de lo cual todo el dicho concejo se enviaron querellar al rey de Nauarra, su señor, e fallaronlo en una huerta mirando con algunos caballeros que estaban con él, como le dieron su querella, tomo el una espada al mensajero dellos e corto con ella unas dies cabezas de verzas e dixoles “los de vitoria sodes para poco que a los que asi vos fatigan debriades les facer como yo fise estas berzas”. 

Con esto se fueron a la dicha villa e acordaron en aquello, todo el pueblo levantaronse una noche e fueron sobre aquellos caballeros de Avendaño que allí fasian su vivienda, e sus palacios e heredamientos que estaban descuidados, e quemaronlos e mataronlos a todos con fijos e mujeres con toda su generación, sino un mozo, hijo mayor dellos, lo saco de noche envueltos en sus vestiduras, e fuese con él a Arratia, e criollo allí Don Sancho de Galdacano, hijo del caballero de Galdacano, e seyendo ya ome, ovo convención con la dicha villa que tomase orden de la iglesia, que no curase de fecho de caballería e que entrase en la tierra, e fisieronlo arcipreste de Alava, e salió omo para mucho, e tomo por manceba un fija de Don Sancho García de Zurbano…e fizo en ella a Juan Pérez de Abendaño”.

Estas luchas se enmarcan en las constantes disputas entre las nuevas villas y los grandes señores, pues las villas respondían ante el rey al que pagaban sus impuestos por sus privilegios comerciales, quedando fuera del control de los grandes señores que dominaban el resto de la Llanada alabesa. Pese a esta matanza, los Abendaño descendientes de la familia de los Gebara señores de Bizkaia, construyeron su casa-torre de Urgoiti junto al puente medieval de Puentelatorre en Galdakano (barrio de Bekea, el caserío cercano aún conserva su escudo). Otro puente sobre el río Ibaizabal y de estructura similar se ha conservado en Lemoa con el nombre de Zubizarre, en el barrio de Iturritze.

Lope García de Salazar en su «Bienandanzas e Fortunas» (1471) nos explica que, Juan Pérez, hijo del Abendaño que llegó a Bedia huyendo de Vitoria, nació en Arratia en 1220: «Casó con la hija de don Pero Ortíz, Señor de Aramayona (Alaba) y descendiente de los reyes de Navarra». El nieto del primer Abendaño arratiano de nombre Pero Ortíz de Abendaño, nació también en Arratia sobre 1250: «pobló en Urquiçu (Igorre), por quanto las comunidades de Arratia enbiaron por él porque los agraviavan los de Cumelçu e otros escuderos comarcanos. E señoreó Arratia toda e eredóse en ella. E eredó Aramayona por don Pero Ortiz, su tío. Este Pero Ortiz de Avendaño casó con fija de don Martín Roiz de Gautiques». 

En la anteiglesia de Santa Lucía y San Cristóbal (hoy un barrio de Igorre), los mencionados Zumeltzu desde la torre de Urkizu acosaban la comarca, por lo que los propios arratianos para poner fin a sus desmanes llamaron a los Abendaño de Galdakano. Ganaron los Abendaño y erigieron nueva torre en Urkizu a principios del siglo XIII encabezados por Pedro Pérez de Abendaño, desde donde señorearon toda Arratia hasta el s. XVI, ostentando los cargos más importantes, extendiendo su poder hasta Elorrio en el duranguesado donde construyeron un imponente palacio. 

Tras la conquista de la Nabarra Occidental por Castilla a finales del siglo XII, los grandes señores se dividieron en dos bandos, los “ganboínos” favorables de volver al reino baskón de Nabarra y los “oñacinos” pro-castellanos. Los Abendaño, pese a ser del bando ganboíno, se hicieron con el poder en toda Arratia y otras poblaciones de alrededor como Galdakano. Tanto Usansolo como Lemoa tienen en su escudo municipal la hoja de álamo o “panela” que representa a los Abendaño.

En el siglo XV aparecieron otras 3 nuevas merindades en Bizkaia, dos en el duranguesado ya integrado plenamente en Bizkaia (las merindades de Durango y Zornotza) y la merindad de Bedia. La nueva merindad de Bedia la conformaban la anteiglesia de Lemoa y la propia de Bedia, pese a que ésta dependía todavía de la anteiglesia da Galdakano. Era la merindad de Bedia la más pequeña de todas ellas, quizás creada por la importancia que adquirió uno de sus miembros. En el libro mencionado del banderizo muñatón Lope García de Salazar (1399-1476), se cuenta que en esos años: “El linaje de Vedia e de Usansolo son de buenos escuderos antiguos e de Vedia es agora principal del Sancho Ortis de Vedia, que se falla que aviene en siete generaciones del cauallero de Galdaño, que fue natural de Nauarra, e vino a poblar allí, e viene del de padre en padre”.

jueves, 9 de enero de 2014

Otro año para decidir que no decidiremos nada.

Otra hoja de calendario ha caído y hemos entrado en un nuevo año 2014.
Un año que se presupone muy interesante a la hora de comprobar, la eficacia que tanto Escocia como Cataluña han de desarrollar si pretenden conseguir sus respectivas independencias.
Consigan o no la libertad en lo que respecta a nosotros, si habrán conseguido dejar con el culo al aire a nuestros representantes políticos, puesto que mientras estos pueblos han encarado un camino claro hacia el concepto político que significa la independencia, aquí volvemos a elegir de nuevo el camino erróneo de reformar un estatuto que hace años sabemos que nació muerto.

Nuestros falsos libertadores nos proponen reformar un estatuto y nos confunden utilizando el concepto de nuevo estatus. Todo lo que sea necesario para no utilizar la palabra independencia, puesto que ciertamente no quieren conseguirla.

El plan Ibarretxe y la Reforma del cepillado Estatuto Catalán ya demostraron, que con España no es posible alcanzar ninguna cuota de poder, y trabajar para que los partidos favorables a la ocupación lleguen a algún tipo de consenso, es ocultar que la renuncia a la independencia es la consecuencia y la decisión final que conlleva ese nuevo estatus, que no es de relación con España sino de dependencia con España.

Este país tan presuntamente serio y tan realmente folclórico, ha vivido durante años engañado en un concepto independentista que ni los mismos que lo proponían se lo creían. Un concepto que ningún agente político ha desarrollado y mostrado como viable.
Este país ocupado militarmente y culturalmente se equivoca día tras día en el diagnostico de su realidad, reconociendo con cada vez más claridad su inferioridad y su sumisión ante las potencias ocupantes.

Las propuestas y las estrategias de los últimos 35 años así lo han demostrado y es basándonos en esa experiencia, cuando los que ya vivimos esa falsa transición española, denunciamos que de nuevo se está preparando otro pucherazo para este pueblo.
Los partidos llamados nacionalistas y abertzales se está quitando la careta y demostrando cuales son sus particulares aspiraciones partidistas de país.

La renuncia a la independencia de esa Euskal Herria está cada vez más clara y avisamos a todos los que apoyan a estas opciones, para que no caigan en la deriva que los partidos colaboracionistas nos proponen, puesto que correremos el riesgo de traicionar , lo que durante años hemos defendido y pasar de ser gudaris del Cinturón de Hierro a ser oficinistas de consejería.

Esta es la voz de la independencia de Navarra contra la dependencia de Euskadi, esto es Hordago Nabarra.

martes, 7 de enero de 2014

los gatos y los ratones- Los vascos y los españoles.

Menderatuen arrazoia




Mikel Erauskin
Orreagako kidea 
 
Ez da inondik ere gure asmoa besteren galtzetan sartzea, eta artikulu honetan Katalunia aipatzen badugu, hango prozesua gure herriaren geroaz jardutean aspertzeraino aipatzen ari delako baino ez da, sarritan aipatzen ari delako —eta ia beti goraipatzen? eta imitatu beharreko prozesu bat balitz bezala aurkezten delako.

Katalunian egin diren urratsen artean, guk ere ikusten ditugu interesgarriak direnak eta egoki kudeatuz gero arrakastatsuak izan daitezkeenak. Baina bitxia da, urrats horiek ikusten dira gutxien gurean: Estatua aldarrikatzea berehalako helburu bakar gisa (estatus berria, marko demokratikoa eta antzeko eufemismoak baztertuta), herria aktibatzea alderdien zain egon gabe, eta abar. Gure inguruan, baina, datorren urtean egin nahi duten kontsulta famatua da etengabe errepikatzen dena.

Eta sustraiak bota ditu ideia horrek gurean, bidea egingo duela dirudi, alderdi politiko guzti-guztiak gehitu baitira erabakitzeko eskubidea esaten zaion prozedura horren aldarrira. Bidea egingo dugula diogunean, ordea, prozesu horren teorizazioaz ari gara, praktikan ez baitiogu aurrera egiteko aukerarik txikiena ere ikusten.

Katalunian 2014ko azaroaren 9an egin nahi duten kontsulta hori ez da egingo. Eta, hain zuzen ere, erabakitzeko eskubideak eskatzen duen baldintza oinarrizkoena ez delako betetzen ez da egingo. Hemen ez da demokraziarik. Ez gara esan gabeak, baina, errepikakorrak suertatzearen arriskua hartu nahiago dugunez errazkerietan erori baino, berriz azalduko dugu inoiz hutsik egiten ez duen ekuazioa: demokrazia dagoen tokietan, ez da arazo nazionalik, eta, arazo nazionalak daudenetan, ez da demokraziarik; Espainia ez da demokrazia bat, ez bere herritarrei dagokienez, herrialde totalitario bat delako, eta are gutxiago menderatzen dituen herriei dagokienez (totalitarismo inperialista).

Erabakitzeko eskubidea Espainiaren oniritzia lortzeko proiektu-esperantza txatxu bat baino ez da. Baina Espainiak, bere izaera totalitarioaren ondorioz, ez du inoiz onartuko bere boterea arriskuan jar dezakeen proiekturik, jakin badakielako monopolizatzen duen botere politikotik datozkiola bere indarra eta sendotasuna. Badaki monopolio hori dela bere sistema osoaren zimendu garrantzitsuena eta ezin duela kontrako norabidean urratsik txikiena ere egin ez baldin badu sistema osoa erortzen ikusi nahi. Horrek ez du esan nahi, noski, gobernu totalitario bati gailentzea ezinezkoa denik, baina balio beharko liguke askatasunaren bidean etsaiaren aldetik urratsik txikiena ere ez espero izateko.

Espainiak ez du inoiz onartuko beretzat asimilatzeko edo errekuperatzeko modukoa ez den proiekturik. Edo, beste era batera esanda, Espainiak proiekturen bat onartzen duen momentuan, proiektu hori ez da guretzat balekoa izango. Espainiari «inplikazioa», «heldutasun demokratikoa», «malgutasuna», «urratsak» eta antzekoak eskatzea politikaren eremura subjektu moduan jauzi egiteko dugun gabezia historikoaren adierazle gaurkotua baino ez da, eta herri honek merezi ez duen lidergo politiko ezgai bat duelako hamaikagarren adibidea.

Urrats taktikoa dela ere entzuten dugu sarri. Arrazoibide horren arabera, kontsultak helburu zehatz bat du, Espainiaren ezezkoa eta debekua, horrela irekiko omen direlako begi asko, orain arte Espainia estatu demokratikotzat jotzen zutenak. Hala, izaera antidemokratiko horretaz konturatzeak ekarriko omen ditu independentista berriak.

Guk ez dugu inolako arazorik independentzia bidean egin daitekeen edozein urrats taktiko babesteko, baina erabakitzeko eskubidearen alde aritzea ez da independentziarako bidean aurrerapauso bat, barkatu ezinezko akats politikoa baizik.

Erabakitzeko eskubidearen aldarriak gurea bezalako nazioarteko arazoak estatu baten barne-gatazka bihurtzen ditu de facto. Gurean, Sahara, Kuba, Aljeria edo Filipinetan zuten arazo bera dugu: estatu inperialista batek (bik) okupaturiko herri bat garela, berezitasun bakarrarekin; gure lurraldeen eta gure etsaien lurraldeen artean ez dagoela itsasorik. Hori ulertzeko gai ez diren independentista berrietan ez dugu sinesten.

Bistan da lan nekeza dela inperialismoaren atzaparretatik ihes egitea. Hala ere, bada kontu bat oso erraz irabazten dena, aurrez irabazia dagoelako: menderaturiko herriek beti dute arrazoia. Aske izateko eskubidea dugu, berez. Gure askatasuna ez da bozkatzen. Inork ez du gu mendean hartzeko eskubiderik, gu baino gehiago izan arren. Arrazoiak, besterik ezean, ez gaitu aske egingo, baina arrazoiari uko eginda, ezinezkoa izango da.

Gure askatasuna bozkagai bihurtzeak inperialismoak inoiz amestutako bukaerarik perfektuena dakar. Gure oinarri soziala nahi adina aldatu ondoren (bonbardaketak, fusilamenduak, deportazio masiboak, immigrazioa, hezkuntza eta propaganda monopolioen doktrinatzea...) galtzeko arriskurik ez dutela uste dutenean, orduan agian bai, orduan baimenduko dizkigute nahi adina kontsulta (horra hor Quebec, Gibraltar eta Malvinak), eta inperialismoak inoiz amesturiko epitafiorik ederrena idatziko du gure hilarrian:

Hemen datza inoiz herri bat izan zena. Asimilatua eta likidatua izan zen, herrien historiatik desagertu zen behin betiko, baina demokratikoki izan zen, inork behartu gabe, eurek hala nahi izan zutelako, hala bozkatu zutelako.

Iragarpen beldurgarri horri bidea erraztea edo ez, gure esku dago.